LAS COOPERATIVAS DE MADRIDEJOS RECOGIERON UNOS 20 MILLONES DE KILOS DE UVA

LAS COOPERATIVAS DE MADRIDEJOS RECOGIERON  UNOS 20 MILLONES DE KILOS DE UVA 1

El grado ha sido superior respecto a la campaña 2018 en unos 2 grados, tanto en blanco como en tinto

PATROCINA

LAS COOPERATIVAS DE MADRIDEJOS RECOGIERON  UNOS 20 MILLONES DE KILOS DE UVA 2

Las cooperativas de uva de Madridejos, Nuestra Señora de Valdehierro (uno 500 socios) y Santísimo Cristo del Prado (cerca de 500) socios recogieron en la campaña 2019 algo más de 20 millones de uva, entre un 40% y un 45% menos que la campaña 2018.

Según ha informado a Manxa Digital, el presidente de la cooperativa Nuestra Señora de Valdehierro, Ramón Galán Tendero, “esta campaña ha sido más bien corta, por debajo de lo normal, unos 9 millones de kilos a recogido la cooperativa mientras que en la campaña 2018 se recogieron 16 millones de kilos.

Este recorte de producción ha afectado tanto al tinto como al blanco,  y en el caso de la uva de regadío “ha fallado totalmente”, mientras que la de secano en pequeñas parcelas se ha notado menos.

 “El secano este año estuvo bajo en producción, pero en el terreno de regadío ese porcentaje de producción más corto se ha visto más acusado, pasando en algunos casos del 45% menos al 50% menos que la pasada campaña”.

Algunos de los motivos que apuntaba el presidente de la cooperativa Nuestra Señora de Valdehierro en relación a este recorte en la producción  han sido que cuando un año carga mucho la cepa, como ocurrió el pasado año, al año siguiente se ve una merma en la producción; también el tiempo ha sido desfavorable, ha hecho mucho calor y ha llovido poco.

“La planta estaba cansada, el agua de los pozos ha fallado, no ha llovido; en fin la planta estaba agotada, y cuando la planta se agota además le acuden enfermedades como la polilla y la araña, que la ha sufrido la vid en Madridejos, aunque la uva ha llegado sana”, explicó el presidente.

“La lluvias caídas en septiembre, cuando la uva está madura a punto de cogerla, no le ha beneficiado porque cuando llegas a cosechar la el racimo se desmenuza”.

Más grado que la pasada campaña

La cosecha ha sido más corta pero el grado ha respondido, en esta campaña han sido unos dos grados más los que se han registrado respecto a la campaña de 2018, llegando a contabilizarse hasta 14 grados tanto en blanco como en tinto.

“Los últimos días de campaña todos los remolques y bañeras entraban con un  grado de 13 para arriba, algunos remolques más de los 14 grados; y el tinto 14 grados y hasta 15 grados en la variedad cencibel”, anotaba Ramón Galán.

Esta circunstancia hará que a nivel económico el agricultor pueda recoger lo mismo por campaña que la anterior, cuando el grado fue más bajo, aunque la producción fue superior.

La cooperativa ha liquidado lo de la pasada campaña a 3,20 pesetas el kilo  grado, en el caso de Nuestra Señora de Valdehierro, este caso no es el del pasado año que las cooperativas, pagaron por debajo del precio de las bodegas particulares, unos 40 céntimos menos.

La cooperativa Nuestra Señora de Valdehierro lo que más hace es el mosto y el precio del mercado es lo que marca el precio que recibe el agricultor.

El año pasado parte de la cosecha se vendió por debajo de los 2 euros el grado hectólitro y se pagó a 2,20 pesetas el kilo grado, y este año si no cambian las cosas se ganará más porque el kilo grado posiblemente se liquide más caro si no cambian las cosas.

Los depósitos han llegado a la nueva campaña 2019 sin estar vacíos

La venta de los mostos, alcoholes y vino de la campaña 2018 ha costado.

Se ha pagado a poco precio y el cliente ha sido muy exigente a la hora de comprar.

Según explicaba Ramón Galán Tendero, el cliente “picoteaba” hasta que compraba lo que le gustaba y al comienzo de la campaña ha habido cooperativas donde había hasta un 40% sin vender.

El hecho de que la campaña haya sido más corta puede reducir esa sensación de angustia que ha habido entre los cooperativistas, pues se elaborará menos vino, mosto o alcohol, así los depositos no necesitarán el 100% de su capacidad para los caldos de la cosecha de 2019.

Este no ha sido el caso de la cooperativa de Nuestra Señora de Valdehierro que ha vendido todo lo recogido en la campaña 2018, ya que tiene buenos clientes como la casa Nestlé; además cuenta con cuatro o cinco compradores que son buenos clientes, aunque bastante exigentes a la hora de elegir el mosto.

“Nosotros cuando ha empezado la campaña estaba la bodega vacía y el 98% liquidado, así que los agricultores de Nuestra Señora de Valdehierro han comenzado la recogida de uva de la presente campaña,  con su campaña 2018 liquidada”.

COOPERATIVA SANTÍSIMO CRISTO DEL PRADO

LAS COOPERATIVAS DE MADRIDEJOS RECOGIERON  UNOS 20 MILLONES DE KILOS DE UVA 3

El presidente de la cooperativa del Santísimo Cristo del Prado, Cristino Rodríguez,  explicaba que este año la campaña se ha desarrollado con mucha rapidez porque ha habido bastante merma en la producción,  “y con los medios de que dispone el agricultor para recoger la uva, bastante modernos, ha reducido el tiempo de la campaña”.

Al igual que en el resto de cooperativas la producción ha sido más corta que la del año pasado en un 40% y en esta campaña se han recogido cerca de los 11 millones de kilos de uva.

“Estamos hablando de merma respecto a una campaña extraordinaria, la  campaña 2018, por lo tanto comparamos con una campaña que no fue normal por el exceso de producción, aunque el tanto por ciento inferior ha sido ese, en torno al 40%”.

Cristino Rodríguez comentaba que según los datos de la técnico del laboratorio de la cooperativa del Santísimo Cristo del Prado, el grado ha sido entre el 1,5 y los 2 grados superior a la campaña de 2018.

“Este año se han recogido blancos entre los 12 y 13 grados, que en la campaña anterior registraron los 10 y 11 grados, y el precio se ha movido al alza al comienzo de la presente campaña,  por lo que esperamos defender mejor este precio, que en la pasada campaña estuvo por los suelos”.

En la cooperativa del Santísimo Cristo del Prado han llegado al comienzo de la campaña sin vender todo el caldo, por los socios no han cobrado lo de la campaña anterior, pero se espera liquidar antes de finales de año.

Esta cooperativa no ha podido adelantar el precio al que se pagará la uva, pero los precios bajos a que ha comprado el mercado la producción de 2018,  va a dar como resultado que se cobre para obtener un beneficio muy corto, y es que la campaña resultó ser poco rentable por los precios de mercado, y eso lo lamentan los socios.

Los depósitos quedaron al 100% llenos  la campaña 2018 pero al inicio de esta campaña 2019 algunos clientes aún no habían retirado el vino, cosa que se preveía.

Comenzó la campaña 2019 con vino en los depósitos,  pero la escasa producción de este año no va a suponer un problema para ocupar los depósitos con nuevos caldos.

¡Deja tu opinión!