PABLO GUTIÉRREZ (SEPULTURERO): “A lo largo de este fin de semana pueden pasar entre cuatro y cinco mil personas por el cementerio.”

PABLO GUTIÉRREZ (SEPULTURERO): “A lo largo de este fin de semana pueden pasar entre cuatro y cinco mil personas por el cementerio.” 1
Pablo Gutiérrez tuvo que enterrar a su padre

Pablo Gutiérrez lleva regentando el cementerio de Madridejos treinta y un años. Entró en 1988 cuando hacía 29 años del estreno del nuevo camposanto de Madridejos. Llegaba para sustituir a otra persona que había dejado el servicio. Desde entonces, y hasta hoy, el cementerio ha cambiado mucho, entre otras cosas en el número de sepulturas, que ha crecido un 50%. La parte que peor ha llevado de su profesión es haber tenido que estar presente en las autopsias. Viendo autopsias dejó de fumar.

PABLO GUTIÉRREZ (SEPULTURERO): “A lo largo de este fin de semana pueden pasar entre cuatro y cinco mil personas por el cementerio.” 2

Manxa Digital: Pablo, ¿al cementerio le queda mucho espacio para ocupar?

Pablo: Un 15% nada más. Hoy no se vende como antes las sepulturas, pues hubo épocas en que se compraban hasta ocho o diez nichos por familia. Hoy solo se les vende a los que les hace falta. Antes se vendían sepulturas,  aunque el foso estuviese vacío, y después se hacía la sepultura cuando la familia quería.

MD: Entonces, si una familia no tiene foso y muere una persona, ¿qué hace?

Pablo: Se le vende en ese momento el foso. El Ayuntamiento siempre tiene cuatro o cinco fosos para vender en caso de necesidad, que es como se venden ahora.

PATROCINA

PABLO GUTIÉRREZ (SEPULTURERO): “A lo largo de este fin de semana pueden pasar entre cuatro y cinco mil personas por el cementerio.” 3

MD: ¿Cuántas sepulturas habrá ahora mismo en el cementerio?

Pablo: Las he contado algunas veces…, unas 3.200 sepulturas.

MD: ¿Cuántos cuadros tiene el cementerio?

Pablo: Sesenta cuadros, quince de I Clase, 30 de II Clase y otros 15 de III Clase. Cada cuadro tiene la misma superficie son de 18 metros por 18 metros, pero en uno hay 42 fosos, en otro 54 fosos y en el otro 88 fosos, y come te digo en la misma superficie de terreno.

MD: ¿Cuándo se ocupe ese 15% que queda por ocupar…?

Pablo: El Ayuntamiento tendrá que ampliar por uno u otro lado; o bien se deberá optar por reciclar los fosos las familias, es decir,  que pasen de unos a otros. Además se debería hacer un censo y tratar los fosos que están abandonados, los hay que no se sabe ni quién es el propietario.

MD: ¿A lo largo de este año ha fallecido mucha gente con menos de 50 años?

Pablo:  Alguna ha habido. Pero en este año hemos enterrado como a 20 personas menos que en 2018.

MD:  ¿Y cuál ha sido la persona de más edad que se ha enterrado?

Pablo: De 100 años, una o dos,  y hace dos años enterré a mi padre con 99 años, le quedaban 10 meses para cumplir los 100 años.

MD: ¡Vaya! ¿Y qué siente un sepulturero cuando tiene que enterrar a su padre?

Pablo: Mucha tristeza, como cualquier persona, pero yo sé que estoy mentalizado, aunque el dolor y la separación se siente igual. Estamos mentalizados para enterrar a los padres pero para lo que no estamos mentalizados es para enterrar a un hijo. Hay gente que veo que es una lástima, porque han enterrado a sus hijos. Son las personas que más vienen, hablo mucho con ellos…

MD:  ¿Trabajas con alguien más?

Pablo: Sí con Félix Ramírez. Estuve ocho años solo y no cerraba ningún día. Ahora puedo descansar y él también. Cuando estaba solo estaba como conserje y cuando entró mi compañero ya se amplió el servicio,  y comenzamos a enterrar a la gente.

MD: Y antes, ¿quién los enterraba?

Cada familia traía a su gente. Contrataban al albañil que tenía que enterrar al difunto. A partir del año 1997 cambió la ley y desde entonces los dos hacíamos los entierros.

ESTE AÑO HEMOS ENTERRADO 20 PERSONAS MENOS QUE EN 2018

MD: ¿Se ha enterrado aquí algún inmigrante?

Pablo: Marroquíes o chinos, no. Rumanos sí. El Ayuntamiento tiene una fosa común donde son enterrados los rumanos, otros extranjeros y transeúntes. Hay unas cinco o seis personas enterradas en esta fosa común, algunas de ellas por no tener recursos propios para comprar un foso, y entre ellos, rumanos, chilenos…  todos extranjeros.

MD: ¿Quién fue el último que enterraste en esa fosa común?

Fue un rumano que no tenía recursos. Le tuvieron como un mes en el tanatorio congelado y decidieron al final enterrarlo aquí. Vino su hermano al entierro.

MD: ¿Cómo se entierra hoy en día a la gente, por entierro tradicional o por incineración?

El entierro tradicional supera con creces a las incineraciones. Pero también hay cenizas enterradas, incluso en la fosa común de la que te acabo de hablar.

PABLO GUTIÉRREZ (SEPULTURERO): “A lo largo de este fin de semana pueden pasar entre cuatro y cinco mil personas por el cementerio.” 4
smart

MD: ¿Los fosos suelen ser profundos?

Pablo: Los que se hacen ahora, sí. Pueden llegar hasta los 2,5 metros de profundidad. Antes se hacía según demandaba la gente, que decían para dos, se cavaba para dos. También tenemos lápidas que tienen solo restos del antiguo cementerio.

MD: Y autopsias ¿A cuántas has asistido?

Pablo: A muchas. Hasta el año 1997 las autopsias se hacían aquí. La familia no entraba con el forense, tenía que entrar yo, y es lo peor que he tenido en el oficio. Se acostumbra uno, pero no se acostumbra.

MD: ¿Cuáles son las visitas que más se hacen?

Pablo: Las personas que han enterrado recientemente a un familiar,  y si el fallecido es joven más gente viene.

MD: Los sentimientos de las personas que despiden a un familiar ¿se extreman con exceso en el camposanto?

Pablo: Hemos tenido casos de gente que hasta se ha desmayado, hace tiempo que no sucede, la gente está cada vez más mentalizada. Lo que más me entristece son los llantos y gritos de la gente; también hay gente que lo lleva mejor. En esos casos tenemos que hacer de psicólogos.

MD: La gente joven ¿por qué se marcha?

Pablo: Principalmente por enfermedades, por accidente hace mucho que no enterramos a nadie, gracias a Dios, toco madera.

MD: Accidentes y autopsia ¿cómo has vivido esos momentos en tu profesión?

Pablo: Uff… todos los accidentes que ocurrían en la carretera por aquí cerca,  venían aquí. He visto todo de todo, gente sin cabeza, sin brazos, sin piernas, quemados…

MD: ¿Y estabas preparado para ello?

Pablo: No, no estaba preparado, pero me he acostumbrado, al final lo terminé llevando de otra manera. Y trabajando,  viendo autopsias, me quité del tabaco,  cuando tomé conciencia al ver los pulmones de una persona fumadora frente a los de otra no fumadora. Me hizo plantearme dejar de fumar.

PABLO GUTIÉRREZ (SEPULTURERO): “A lo largo de este fin de semana pueden pasar entre cuatro y cinco mil personas por el cementerio.” 5
smart

MD: Entonces no había tanatorio, ¿cuándo se instala el primer tanatorio en Madridejos?

Pablo: En 1997. Entonces ya se llevaron las autopsias del cementerio, y eso supuso un gran alivio para mí, lo pasé mal en los momentos que tuve que presenciar autopsias, a veces tuve que ver a gente muy cercana, y casos que no se esperaban.

MD: ¿Has presenciado algún caso de narcolepsia?

Pablo: No, no ha habido.

MD: Mañana celebramos el día de Los Santos, lo que significa flores, flores y más flores, en este día.

Pablo: Así es. Y lo veo bien, lo veo como tradición. Viene diez veces más gente que un domingo tradicional. Hay gente que la veo de año en año.

MD: Y después de El Día de todos los Santos ¿qué se hace con todas esas flores?

Pablo: Dejamos un mes para que la gente las vaya quitando. Pasado un mes, somos nosotros los que las quitamos poco a poco.

MD: ¿Cuántas personas vienen mañana al cementerio?

Pablo: Hay mucho tráfico, pueden pasar en el fin de semana entre 4 y 5 mil personas.

MD: ¿Ampliáis el horario?

Sí, ampliamos dos horas  por la mañana. Abriremos a las ocho y cerraremos sobre las siete de la tarde. Mañana es un día especial para mí cuando se va la gente porque el cementerio está precioso. Cuando la noche cae se ven todas las luces encendidas de las velas, y no me voy ningún año sin darme un paseo viendo las flores y las luces. Hay una sensación de paz increíble.

MD: Paz que no se respira el Día de todos los Santos.

Pablo: Hay mucho agobio, la gente te pregunta por una y otra parte, no te dejan…, en fin, el lunes quedara todo esto tranquilo y volverá la paz del cementerio.

¡Deja tu opinión!