LAS JORNADAS DEL AZAFRÁN SE HAN CONVERTIDO EN UN RECLAMO PARA EL TURISMO EN MADRIDEJOS

LAS JORNADAS DEL AZAFRÁN SE HAN CONVERTIDO EN UN RECLAMO PARA EL TURISMO EN MADRIDEJOS 1

El Museo Etnográfico y del Azafrán y el Silo del Tío Colorao  han sido visitados por varios centenares de turistas en el fin de semana, entre los que dos japonesas solicitaron la experiencia de vivir una semana en el Silo del Tío Colorao

LAS JORNADAS DEL AZAFRÁN SE HAN CONVERTIDO EN UN RECLAMO PARA EL TURISMO EN MADRIDEJOS 2

Las XIII Jornadas del Azafrán,  que se están celebrando en Madridejos hasta el próximo 8 de noviembre,  recogieron el pasado fin de semana un buen dato de visitas turísticas en el municipio.

 La visita al Silo del Tío Colorao, después de disfrutar de Museo Etnográfico y del Azafrán, centro neurálgico de estas jornadas, en las que se han desarrollado distintas actividades, principalmente la monda de la rosa del azafrán, ha sido solicitada por varios turistas que suman algún que otro centenar.

La oferta turística de Madridejos se ve revalorizada con motivo de estas jornadas y son muchos los curiosos que se acercan al municipio toledano interesados en conocer su historia, su cultura y sus gentes.

La concejalía de Turismo que dirige Sandra Nieves, ofertaba dentro de las jornadas la visita al museo etnográfico y del azafrán, y la visita al silo del Tío Colorao, ubicado junto a la calle de los Silos del Toledillo, donde hace años existía en una sola calle, todo un conjunto de silos que han desaparecido tras construir nuevas viviendas.

Las visitas guiadas al Silo del Tío Colorao han sido dirigidas desde la Oficina de Turismo por dos expertos en el conocimiento de estas construcciones habitables bajo tierra, Mari Carmen y José Luis Romero, quienes vivieron en este barrio en su niñez, adolescencia y juventud.

Lo extraordinario de estas viviendas pasa porque son viviendas que al ser construidas bajo tierra conservan una temperatura constante en invierno y verano de entre los 21  y 23 grados, y se caracterizan por ser viviendas humildes, habitadas en su día por gente humilde.

El Ayuntamiento de Madridejos adquirió dos de estos silos en Madridejos, uno el que se visitaba en las Jornadas del Azafrán, el del Tío Colorao y otro ubicado cerca de este, el del Tío Zoquete, arreglados según la época en que fueron habitados  para ofrecer al turista la historia y el modo de vida de las familias más humildes de Madridejos hace años.

UN GUÍA EXPERIMENTADO

LAS JORNADAS DEL AZAFRÁN SE HAN CONVERTIDO EN UN RECLAMO PARA EL TURISMO EN MADRIDEJOS 3

El vecino de Madridejos, José Luis Romero Rosell, que colabora cada año en las Jornadas del Azafrán, como guía en las visitas al silo del Tío Colorao y a los campos de azafrán, ha atendido a lo largo del fin de semana a cuatro grupos de turistas de unas 25 personas; enel fin de semana anterior a la celebración de las jornadas atendió a un autobús de portugueses y en estas semana continúa como guía de estas jornadas.

José Luis Romero Rosell, acompañó a un grupo de turistas el domingo por la mañana al Silo del Tío Colorao para explicarles que son y qué significan estas viviendas en Madridejos, como parte de la idiosincrasia de sus gentes.

Madridejos ha contado con toda una calle en la que la gente habitaba en silos, por la zona de los Silos del Toledillo, donde había hasta 57 silos de los que en la actualidad solo quedan dos.

“Yo quiero resaltar lo que decían mis abuelos y padres que es que en Madridejos hubo un terrateniente apellidado Villarejo, buena persona, que a las 50 familias más humildes de Madridejos escrituró una parcela por familia para que pudiesen construir sus viviendas, siendo este el origen de los silos en Madridejos”.

Los silos fueron excavados bajo tierra y se adaptaban al número de miembros de la familia, la cual según iba creciendo iba ampliando la vivienda, cavando la tierra para conseguir una habitación más.

Los turistas pudieron saber que en el silo del Tío Colorao, vivieron las familias Romo y Maqueda, dos familias que habitaban en un mismo silo que albergaba dos viviendas distintas.

El silo se le llamó el silo del Tío Colorao porque una de las familias tenía un hijo que era pelirrojo.  Como decía José Luis Romero: “tenía el pelo colorao y él fue un gran amigo mío”, y es que estos silos se construyeron a finales del siglo XIX y desaparecieron a finales del siglo XX, por ello Romero Rosell tuvo la oportunidad de vivir en uno de ellos.

LAS JORNADAS DEL AZAFRÁN SE HAN CONVERTIDO EN UN RECLAMO PARA EL TURISMO EN MADRIDEJOS 11

José Luis Romero Rosell , es un guía experimentado, ya que ha vivido en este tipo de  viviendas hace unos 40 años, así pudo explicar con todo detalle las partes del silo, como la entrada denominada caña,  que conduce a las viviendas, compuesta cada una de ellas de cocina y habitación o habitaciones donde dormir.

Estas viviendas carecían de lugar donde evacuar, por ello había un corral común a los vecinos en la parte exterior del silo, donde se acumulaba la leña, la paja o era utilizado para evacuar.

Los turistas visitaron las dos viviendas habidas dentro del silo del Tío Colorao, la de la familia Romo y el de la familia Maqueda. Según Romero Rosell, las hijas de la familia Maqueda salieron vestidas de novia de este silo para casarse.

ASOMBRO DE TURISTAS MANCHEGOS, NACIONALES E INTERNACIONALES

LAS JORNADAS DEL AZAFRÁN SE HAN CONVERTIDO EN UN RECLAMO PARA EL TURISMO EN MADRIDEJOS 12

La visita al silo del Tío Colorao por parte de turistas de Castilla-La Mancha, del sur de España, Cataluñas, Asturias y japoneses impresionó por su curiosidad, por la historia que encierran, y por tener un vínculo tan directo con uno de los municipios más representativo de la provincia de Toledo, Madridejos.

Hubo quien pensaba antes de ver el silo, que se iba a visitar un silo para recogida de cereal, sin imaginar que se trataba de una vivienda donde han vivido familias enteras; también los hubo que tras visitarlo quisieron tener una experiencia de al menos un semana viviendo en este silo.

Este fue el caso de dos turistas japonesas que acompañaban al grupo y que pidieron al guía la posibilidad de tener esta experiencia,  solicitud que también supuso motivo de asombro para el grupo, por la decisión con la que la solicitaron.

¡Deja tu opinión!