MIÉRCOLES DE CENIZA

MIÉRCOLES DE CENIZA 1

Los cristianos han comenzado hoy la Cuaresma, 26 de febrero de 2020, con el Miércoles de Ceniza, un tiempo de preparación para la Pascua, hasta la que transcurren 40 días en los que todos los cristianos están llamados a la conversión y a prepararse para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, que tendrán lugar en la Semana Santa.

MIÉRCOLES DE CENIZA 2

Según fuentes de Aci Prensa, el Miércoles de Ceniza, es una celebración contenida en el Misal Romano, donde se dice que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

La Iglesia en Roma impone las cenizas a partir del siglo XI, que vienen a recordar la necesidad de la misericordia de Dios, así como la fragilidad del hombre y su mortalidad que se redime con la misericordia de Dios.

La ceniza es un símbolo en el penitente bautizado que está llamado a seguir el itinerario cuaresmal, teniendo entre sus significados el de humildad y penitencia.

La ceniza que recibe el penitente son los restos de la quema de las palmas o ramos de olivo del Domingo de Ramos del año anterior, rociada con agua bendita y aromatizada con incienso.

Las cenizas pueden ser impuestas por sacerdotes, religiosas o laicos, haciendo la cruz en la frente y pronunciando palabras como: «polvo eres y en polvo te convertirás» o «conviértete y cree en el Evangelio».

La ceniza se puede imponer en la celebración de la Misa después de la homilía o sin misa con la predicación de la Palabra, momentos antes de imponer la ceniza.

En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, al igual que el Viernes Santo para los mayores de 18 años y menores de 60 años; y la abstinencia se extiende como obligatoria a la edad de 14 años.

Todos los viernes de Cuaresma son de abstinencia obligatoria, y la Iglesia extiende está obligación a todos los viernes del año, aunque la abstinencia los viernes que no son de Cuaresma pueden sustituirse por el rezo del Santo Rosario.

¡Deja tu opinión!