MUJERES: ALFONSA MARIBLANCA MORENO

La madridejense Alfonsa Mariblanca Moreno fue reconocida por el Ayuntamiento de Madridejos a través del Centro de la Mujer por su trayectoria personal y familiar en el cuidado de su hijo dependiente con motivo de la celebración del acto institucional del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo de 2020.

Alfonsa Mariblanca Moreno ha tenido dos hijos, uno de ellos la dejó hace poco, y ha pasado a ser «la estrella de María», según sus palabras.

Javier ha dejado una huella muy grande en su familia, «por lo que nos trajo a la vida, estoy hoy aquí», eran las palabras que trasladó al Centro de la Mujer de Madridejos para que hiciesen su presentación.

Javier nacía el 20 de enero de 1993 y al mes fue ingresado, momento desde que Alfonsa y su marido Mariano, han luchado frente al tiempo a lo largo de veintiséis años, hasta que les dejó en la vida.

«En estos años de vivencias, experiencias, sonrisas y lágrimas han sido muchas las cosas por asimilar», dice Alfonsa Mariblanca, quien añade que con Javier, «todo fue un cambio de vida total, pues dependía totalmente de nosotros».

Su hermano Juan Carlos, mayor que Javier, tuvo que aprender a vivir solo, su padre emprendió con coraje el proyecto de ASODEMA en Madridejos, la asociación para personas con capacidades diferentes.

«Mi marido quería hacer algo y fue el construir un gran centro en Madridejos para todas las personas que como mi hijo tienen capacidades diferentes, de las que se puede decir que les une su amor incondicional a cualquier persona», dice la madre y homenajeada.

Alfonsa Mariblanca Moreno quiso de alguna manera compartir el homenaje que le hacía el Ayuntamiento de Madridejos con su madre, quien fue tan cuidadora de su hijo como ella: «sentada al lado de mi hijo me daba el respiro que yo necesitaba, y él aprendió a dar palmas con ella».

Alfonsa Mariblanca Moreno, rodeada del vacío de su hijo, hoy dice que «vino a este mundo para enseñarnos a valorar las cosas,, verlas de otra forma».

La paciencia y la constancia de cada día, la capacidad de afrontar los momentos más duros, sin decir nada enseñó mucho a la familia Privado Mariblanca.

«Ha sido un privilegia el haberle tenido con nosotros y nos ha convertido en lo que somos, además de ser un nexo de unión familiar, amigos, vecinos…»

Alfonsa Mariblanca Moreno quiso decir que «no soy especial, simplemente soy uno ejemplo más de lucha de esas madres que han pasado por lo mismo».

Alfonsa Mariblanca Moreno es consciente que desde que les dejó su hijo les toca vivir de otra forma, pero tiene la satisfacción personal y profunda, así como la paz de haber hecho todo lo que han podido por él.

¡Deja tu opinión!