CONCLUYE EL TIEMPO DE CUARESMA

Mañana por la tarde concluye el tiempo de Cuaresma, antes del inicio de la Misa de la Cena del Señor, pues con esa misa se da inicio el Triduo Pascual.


El Triduo de la Pasión y Resurrección del Señor comienza con la Misa vespertina de la Cena del Señor; tiene su centro en la Vigilia Pascual y concluye con las vísperas del domingo de Resurrección, según las normas universales sobre el año litúrgico y el calendario número 19.


El Triduo Pascual no es la preparación para la Pascua. Por el contrario, es la Pascua. El Misterio Pascual es la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, que se conmemoran en cada celebración de los tres días. Se trata de una única celebración pascual en tres acciones rituales.

El Viernes Santo de la Pasión del Señor se debe ayunar, y debe guardarse la abstinencia de carne. A diferencia de los viernes del año, la abstinencia no puede sustituirse por otra mortificación o por una obra de misericordia o de piedad.

Según se considere oportuno, también el Sábado Santo hasta la Vigilia pascual se celebra el sagrado ayuno de la Pascua.

La Vigilia pascual, la noche santa de la Resurrección del Señor, es tenida como “la madre de todas las santas Vigilias”.

En ella la Iglesia espera velando la Resurrección de Cristo. Por consiguiente, toda la celebración de esta Vigilia sagrada debe hacerse en la noche, de tal modo que o comience después de iniciada la noche o acabe antes del alba del domingo.

Después, la pascua histórica, con la larga liturgia de la Palabra que recorre la Historia de la Salvación. Después, la pascua de los catecúmenos, el paso de la muerte a la vida en Cristo por el agua, pudiendo renovar las promesas bautismales. Y finalmente, con la liturgia eucarística celebraremos la pascua del Señor, el memorial de su muerte y resurrección.

Fuente: Liturgia Papal

¡Deja tu opinión!