LOS PANADEROS REPARTEN PAN A FALTA DE UNA REUNIÓN FORMAL


El sector de la panadería en Madridejos ha informado que «el alcalde nos prohibió vender por la calle al considerarlo venta ambulante».

La concejala de Comercio dice que «esto no lo sabía yo, de haberlo sabido se hubiese solucionado antes».

Los panaderos aseguran que no ha habido reunión alguna con ellos ni tras decretarse el estado de alarma, ni ahora, ya que las instrucciones las han recibido vía whatsapp, ayer sábado.

El sector panadero en la localidad de Madridejos sale mañana a repartir el pan con el horno bastante caliente. Las pérdidas que han sufrido a lo largo de un mes en que no han podido repartir, la falta de una reunión formal del Ayuntamiento con los cinco panaderos del municipio, y el que ahora se permita al pequeño comercio salir a la calle a vender los tiene «quemados».

El fuego en el sector de la panadería de Madridejos se prendió hace un par de días cuando se sabía que desde el Ayuntamiento de Madridejos y ASEMA (Asociación de comerciantes de Madridejos) se decidía sacar al pequeño comercio a la calle para vender sus productos, mediante la venta a domicilio.

Una llamada de enfado e indignación llegó hasta el Ayuntamiento, «o sea que nosotros no podemos vender y ahora va a vender todo el mundo», decía el sector afectado.

A raíz de todo ello empezó a salir a la luz el por qué el pasado 16 de marzo se dejaba de vender pan por la calle y los cláxones de los panaderos enmudecían iniciado el estado de alarma.

Uno de los panaderos del municipio, y solo uno, recibió un bando en el que se decía que solo se podía salir a vender a la calle con unas normas que se adjuntaban en el mismo.

La Policía Local dijo según fuentes de los panaderos «esto lo dice el alcalde y como no se cumpla habrá denuncias».

Este aviso cayó como un jarro de agua fría en el sector, pues no estaba preparado para cumplir con todo lo que se le pedía en estas normas, y los panaderos visto que no podían salir en las condiciones exigidas decidieron no salir.

Casi al cumplirse un mes de aquel bando, que llegó al resto de los panaderos, mediante llamada telefónica de unos a otros, comenzando el turno de información por el que recibió el bando, se enteran de que el pequeño comercio sale para repartir a domicilio.

A lo largo de este mes casi cumplido los panaderos han perdido clientes o no han podido calcular el pan que tienen que hacer cada día pues según informan «unos días hacemos demás y otros de menos, y así no se puede trabajar».

Parte de la clientela ha comprado el pan en grandes superficies, restando ingresos al sector, y ahora que se les incluye como pequeño comercio con derecho a salir a la calle a vender pan, y no como venta ambulante, como al principio, no han tenido ninguna reunión, que consideran absolutamente necesaria para gestionar la venta de su producto en la calle.

«Esta reunión es necesaria con nuestro sector, porque salimos todos los días y no son ventas puntuales, y requiere una reunión con todos nosotros, y lo único que nos ha llegado ha sido un mensaje vía whatsapp de la concejala de Comercio que hemos difundido haciendo un grupo de todos los panaderos, pues ha hablado con un compañero y ha dicho, díselo a los demás», dicen.

Los panaderos dicen que esta actitud por parte del Ayuntamiento no es formal, y que mañana saldrán intentando cumplir las normas que se les ha pedido, algunas de ellas, bastante exigentes y que deberían haber sido tratadas y dialogadas en una reunión.

Por su parte la concejala de Comercio dice que no sabía que el alcalde «había prohibido salir a vender a los panaderos», además considera que en esta interpretación ha habido un malentendido; y desde el Ayuntamiento no se comparte que se les haya prohibido salir a vender, «nunca se les ha probibido, sino que se les ha pedido cumplir unas normas».

Ahora según han acabado las cosas, si no continúan resolviéndose las mismas, los panaderos saldrán a la calle con mascarilla, guantes, sin tocar el claxon, vendiendo el pan puerta por puerta, evitando aglomeraciones, no llevando productos en el salpicadero y con el pan en bolsas; un producto que se debe manipular con las manos, se lleva a la boca y no puede ser desinfectado, para evitar contagios.

SORAYA DEL ÁLAMO TÉRRIZA: «LAMENTO VUESTRA CIRCUNSTANCIA»

La concejala de Comercio, Soraya del Álamo, vía whatsapp, hablaba ayer a los panaderos «lamento vuestra circunstancia podía haberse solucionado desde el minuto 0».

Así se expresaba en este whatsapp en el que se daba vía libre a la venta del pan en Madridejos barrio por barrio.

«Debéis ir llamando a todos nuestros vecinos al timbre, hacéis una manipulación del pan con guantes y mascarillas correctamente, entregad el pan embolsado, y el cobro según me informa Isabel se hará los lunes, lo que me parece una buenísima idea», decía la concejala.

«Lamento que se haya cometido un error, se podía haber solucionado desde el minuto 0, un saludo y ánimo».

La concejala además les dijo que de necesitar guantes y mascarillas se pusiesen en contacto con el presidente de los comerciantes Félix o con Protección Civil,


¡Deja tu opinión!