EL PEQUEÑO COMERCIO ANTE LA DESESCALADA: DUDAS Y ESCASO MOVIMIENTO

Foto: Bogarve 1915

El pequeño comercio abrirá con varias lagunas por resolver por parte del Gobierno, y atado para hacer la compra de productos a proveedores en otras provincias.

Este sector económico ha perdido mucho durante el estado de alarma, y ahora, en el momento de la apertura, la falta de libertad de movimiento seguirá castigando sus escasos ingresos, en algunos casos, que en otros han sido nulos.

A partir del 11 de mayo de 2020 abrirá el pequeño comercio cita previa con sus clientes para evitar aglomeraciones, según el Plan para la transición hacia una nueva normalidad, elaborado por el Gobierno.

La atención mediante cita previa durará 15 días, si las cosas van bien y se puede ir haciendo la desescalada con normalidad, y después podrá acudir el cliente cuando desee, pero el comerciante o dependiente deberá limitar el aforo dependiendo de la superficie de la tienda.

Hasta el 18 de mayo el pequeño comercio ha vivido una de las etapas más dramáticas, económicamente hablando, de las últimas décadas; el cierre absoluto ha llevado a pérdidas de consideración.

Según han informado desde la Asociación de Comerciantes de Madridejos (ASEMA), » ha supuesto una pérdida considerable porque ha habido comercios que han estado completamente cerrados, y los que han trabajado han facturado un 15 % o un 20% , no más».

El pequeño comercio ante estas circunstancias acordó con la concejalía de Comercio del Ayuntamiento de Madridejos abrir una campaña de venta a domicilio a la que se sumaron más de 30 comercios de Madridejos.

Esta campaña también se llevó a cabo en otras localidades como Consuegra, Tembleque, Quintanar de la Orden…, en la que los Ayuntamientos han ayudado en la medida que podían al sector.

En Madridejos, según fuentes de ASEMA, «la campaña ha sido positiva hasta ahora, porque la gente ha respondido sobre todo a la compra de los artículos de primera necesidad, que han sido los más demandados, aunque económicamente no se han podido superar las ventas, porque era imposible conseguir una la media de ventas en una situación normal».

La apertura del pequeño comercio, cita previa, es una medida tan general que los pequeños comerciantes, de algunos sectores, no saben cómo tienen que actuar, porque a veces están identificados como pequeño comercio y otras como pymes.

Ante dudas como estas y otras que llevarán al pequeño comercio de Madridejos a reunirse telemáticamente en los próximos días, se dice que las medidas deberían ser más explícitas, ya que no están lo suficientemente desarrolladas.

Otro tema, es que se inicia la desescalada moviéndonos por provincias, lo que genera otro problema, porque algunos comerciantes se surten de proveedores afincados en provincias como Ciudad Real, y por no poner más lejos, de la localidad de Alcázar de San Juan.

Este tema ocasiona otro problema, que sigue cerrando puertas al pequeño comerciante, porque si el comerciante no puede desplazarse a por parte de su materia prima, en el caso de que no se la sirvan, a localidades como Alcázar de San Juan, y este mismo producto no está en Toledo o Toledo lo vende más caro, se preguntan qué hacen.

El sector ya sabe que la nueva normalidad va a ser complicada para todos, que todos habremos de poner de nuestra parte, pero que en el caso del pequeño comercio los ingresos no dan un remanente para sostenerse a largo plazo, y los pasos que se van a ir dando van a ser muy chicos.

¡Deja tu opinión!