¡VIVA EL CRISTO DE URDA! ¡VIVA EL CRISTO DE LA MANCHA!

Urda(Toledo), 29 de septiembre de 2005. Consuelo Sánchez Galán.

         “Una procesión pública de fe”, así definía el Obispo de Málaga, hijo natural de Urda, Antonio Dorado, la festividad del Cristo de Urda, ayer jueves durante la celebración de la Eucaristía concelebrada en este municipio.

         Sus palabras fueron el fiel reflejo de lo que tras la misa, a la que pudieron asistir unas tres mil personas, se pudo ver en este pequeño municipio toledano, que no llega a los dos mil habitantes.

“¡Viva el Cristo de Urda!, ¡Viva el Cristo de La Mancha!, ¡Viva el Rey de los Cielos!”, los vítores dirigidos a la Santa Imagen se sucedieron durante la procesión, que llevó a la advocación desde la Parroquia de “San Juan Bautista” hasta su Santuario, donde permanecerá un año más en el que no dejarán de llegar, día tras día , peregrinos y devotos para dar gracias al Cristo de Urda o para pedirle fuerzas para llevar la vida.

La Mayordomía y Hermandad del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz vivía un año más con profunda devoción este día; con admiración y agradecimiento a todas las personas llegadas de fuera, la procesión fue seguida por un innumerable grupo de personas llegadas de distintos lugares de España.

“Depende del día de la semana en que caiga el 29 de septiembre pero calculamos que entre ayer 28 y hoy 29 de septiembre, de unas 30 a 40 mil personas pasarán por la localidad, si la festividad hubiese caído en fin de semana esta cifra se duplica, sin lugar a dudas”.

Según fuentes de la Mayordomía y de la Junta Directiva el Cristo de Urda es “un Cristo milagroso para muchas personas, creo que para todos los que ahora mismo estamos aquí siguiéndole en procesión”.

Urda vivió el día más importante del año, de cada año que pasa, desde hace más de cuatrocientos en que se venera a la Santa Imagen en este municipio. Muchos son representantes de los muchos seguidores del Cristo de esta localidad y de fuera de ella, son los hermanos del Cristo de la  Vera-Cruz de Urda.

La fe que despierta el Cristo es incuestionable, el reguero de personas que ayer vivieron la procesión, sólo durante las dos horas que duró, es prueba de ello; a estas hay que sumar las que siguieron llegando a lo largo del día, las vías de comunicación con el municipio por carretera cambiaron la cara respecto a otros días del año, el tráfico se acrecentó.

“No es solo Cristo de Urda, es Cristo de la Mancha, y de todos los lugares adonde ha llegado su devoción”, manifestaban miembros de la Mayordomía y Junta Directiva.

“Somos de Villaseca de la Sagra (Toledo) y llevamos viniendo el 29 de septiembre desde hace unos diez o doce años”. María Jesús Gómez, Angustias Toledo y Margarita Céspedes llegaban a Urda en un autobús que venía desde Villaseca, ellas como otros devotos, eran prueba y ejemplo de los fieles seguidores del Cristo de Urda. “Tenemos mucha devoción al Cristo”, manifestaron al unísono, mientras se oía repicar las campanas de bienvenida al Cristo en el Santuario. El grupo manifestaba que en su pueblo cuando llega septiembre se está pensando todo el mes en ir a Urda el 29 de septiembre.

El matrimonio formado por Esmeralda Barco y Raimundo Fernández visitaban por segundo año al Cristo de Urda, el anterior vinieron para pedirle ayuda para que su marido se recuperase de la espalda. La celebración les pareció tan hermosa “que hemos vuelto”.

“No quiero perderme la entrada del Cristo a la ermita”, comentaba a La Tribuna, Adelaida Mera de Malagón (Ciudad Real), mientras subía una de las calles que confluyen en el Santuario. “Vengo cuando puedo y veo que es una procesión que se lleva con mucha fe”.

La procesión del Cristo no registró ningún incidente, se llevó a la vez con suma tranquilidad y agitada devoción en determinados casos. Mayordomía y Junta Directivo manifestaron la satisfacción con que se había celebrado el evento religioso. La Rifa de las Mortajas se celebrará hoy viernes en Urda. Mayordomía y Junta Directiva rifan los objetos que donan particulares y empresas cuya recaudación se destina al Cristo de la Vera-Cruz.

CUATROCIENTOS AÑOS DE DEVOCIÓN

         La imagen del Santísimo Cristo de Urda guarda una devoción en el municipio de más de cuatrocientos años. Los primeros seguidores son sus vecinos a los que se suman los miles de devotos que guardan su nombre en su corazón todos los días del año. Fuentes de la Junta Directiva del Cristo informaron que la Imagen que se lleva en procesión tiene doscientos cincuenta años, pero aún se conserva la que con unos cuatrocientos años de edad fue la primera imagen venerada en el municipio, y que hoy se guarda en el Retablo Mayor de la ermita. Esta Imagen fue sustituida por la actual,  porque sufrió el deterioro del paso de los años. “La Imagen tanto la primera como la segunda ha despertado siempre la misma devoción, no solo en Urda, sino como puede comprobar en toda Castilla La Mancha, España y el mundo entero, como quedó manifiesto en 1996 con motivo del Año Jubilar de Urda”.

         La devoción al Cristo de Urda comenzó a crecer desde que se le hizo la barca que porta a la Sagrada Imagen. Un hecho con historia para Urda motivó que al Cristo se le llevara en una barca. “Un almirante en alta mar con toda su tripulación se vino a la deriva y toda la tripulación se encomendó al Cristo de Urda. Ellos dijeron en aquel momento tan crítico que si salían a salvo harían una barca al Cristo parecida a la que ellos llevaban. El almirante llevaba una Imagen del Cristo de Urda en el bolsillo recogida en Urda cuando vino a visitarlo, antes del acontecimiento.”, informaron fuentes de la Junta Directiva.

Limosnas y recuerdos. El Santísimo Cristo de la Vera-Cruz de Urda recoge durante estos días gran cantidad de limosnas y donativos que se dejan caer sobre su barca. Los peregrinos y devotos no olvidan encender una vela al Cristo para que escuche sus plegarias a cambio de una limosna; y son muchos los que se pasan por la tienda de recuerdos que se ubica junto a la ermita, o el tenderete que se coloca junto a la Iglesia de San Juan Bautista. La Imagen del Cristo aparece en miles de utensilios mecheros, llaveros, almanaques, rosarios, medallas; detalles que no se dejan de comprar hora tras hora, haciendo grandes colas, sin importar la espera. La Junta Directiva no reveló la cantidad de dinero que recoge el Cristo en estos días, aunque sí desveló que lo recaudado se destina para atender de la mejor manera al peregrino. “Detrás de la ermita se ha levantado una Casa de la Espiritualidad pensando en el peregrino

Una hecho acaecido con curiosidad. La Junta Directiva informó de uno de los hechos acaecidos en relación con la Imagen del Cristo que ha conmovido al saber popular. “Llegada la Guerra Civil la Imagen de encontraba en la Ermita. La Imagen se tiró del retablo donde se encontraba al suelo y unos vecinos devotos de Urda la recogieron y la llevaron a su casa durante toda la guerra y al terminar la guerra se entregó la Imagen rota con cada uno de sus pedazos a la Junta Directiva de aquel entonces. La Junta Directiva la llevó a un restaurador y según reza un documento no faltó ni una sola astilla para reconstruir la Imagen.

Año Jubilar. Urda celebró su primer año Jubilar en 1996 por la bula concedida por el Papa Juan Pablo II en este año en que se cumplía el IV Centenario de la devoción al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz.  El Jubileo del 96, se conseguía gracias a las gestiones que comenzaron a nivel local por la Mayordomía y por el antiguo párroco del municipio, Angel Moraleda, y llegaron a la Santa Sede gracias a la intervención del entonces Arzobispo de Toledo,  Monseñor Marcelo González Martín. El municipio ha celebrado otro Jubileo en el año 2000, también concedido por Juan Pablo II, año en el que más de cien mil personas pasaron por el Santuario del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz.       

 El Santísimo Cristo de la Veracruz fue nombrado en el Jubileo

del 2000 patrón de las cárceles de la Diócesis de Toledo  por lo que

cada año se celebra una peregrinación de presos  hasta Urda con motivo de la festividad de Nuestra Señora de la Merced.

El próximo Año Jubilar se celebrará en Urda en el año 2013 gracias a la concesión de la Santa Sede el 25 de enero de 2005 al municipio de Urda de poder celebrar Año Santo en forma de Jubileo o Perpetuidad, cuando el 29 de septiembre, Día del Cristo de Urda, caiga en domingo. Esta solicitud de Año Santo en forma de Jubileo o Perpetuidad fue tramitada a través del actual Arzobispo de Toledo, Monseñor Antonio Cañizares Llovera.

El Jubileo es verdaderamente aquel «Año de Gracia», año de perdón de los pecados y de las penas por los pecados, año de reconciliación entre los adversarios, año de múltiples conversiones y de penitencia sacramental y extra-sacramental.

¡Deja tu opinión!