LA CALLE DEL CARMEN DE QUINTANAR SE LLENA DE ARTE CON UN MURAL QUE REPRESENTA A LA MUJER MANCHEGA

Los vecinos/as del municipio han seguido día a día la obra de Franz Campoy que ha trabajado en este mural que le ha encargado el Ayuntamiento.

La localidad de Quintanar de la Orden se ha volcado con el artista Franz Campoy, artista y profesor de la Escuela Municipal de Pintura del municipio quien ha dejado manifiesto su arte en la calle El Carmen.

Según informan fuentes del consistorio «ha decorado con un gusto exquisito una imagen entrañable en un rincón que el Ayuntamiento dotó de bancos para que los vecinos pudieran disfrutar de este lugar«.

El profesor y artista, admirado y valorado en la localidad toledana, tambien participaba hace unos días en la IV Echibición de Graffitis y Arte Urbano que organizaba el Ayuntamiento de Quintanar.

En esa ocasión creó una obra homenaje a Marie Curie y la última creada en la calle El Carmen se la ha dedicado a Delfina, una mujer alegre y luchadora de la localidad vecina de Villanueva de Alcardete.

Según explicaba el propio artista al Ayuntamiento de Quintanar de la Orden, «buscando ideas para otro trabajo, encontré una imagen que me recordó a una mujer anciana de mi comunidad que había sufrido mucho».

Ella es Delfina, una mujer que a pesar de las dificultades por las que ha pasado en la vida, jamásha perdido el sentido del humor y de quien dice que es una mujer que le recuerda a su propia abuela.

Delfina que conoce al autor le contó en una ocasión cómo antiguamente se realizaba la labor de la vendimia, incluso siendo madres, y ese ha sido el tema de este mural que ha causado una vez más la impresión de los quintanareños/as.

«En un principio, me supuso muchos problemas por la cantidad de detalles y el hecho de que no eran solo retratos que es mi especialidad, pero tras estudiar a fondo la imagen, he afrontado este gran reto», ha informado al consistorio.

Desde el Ayuntamiento se ha valorado también esta bonita obra y se opina que Franz se ha salido de su zona de confort, y ha sabido enfrentar este gran reto, «que sin duda ha logrado superar con creces».

El autor dice de la imagen que muestra la fortaleza de la mujer ante el esfuerzo de una actividad tan dura como vendimiar, cargando con su papel de madre.

“He estado trabajando sobre el muro entre 15 y 20 días, aprendiendo nuevos efectos e intentando mejorar mi técnica aún más”, ha expresado.

Franz se siente orgulloso de la respuesta de los vecinos, una respuesta que ha calificado «increíble», pues se le ha reconocido en todo momento su esfuerzo y constancia y ha sabido valor el acabado de lo que iba dejando terminado cada día.

El Ayuntamiento, que realizó el encargo a Franz ha mostrado, también, su agradecimiento al artista por esta gran obra.

El mural es un homenaje a las mujeres manchegas que tanto han trabajado para sacar adelante a generaciones futuras.

¡Deja tu opinión!