CONSUEGRA NO HA QUERIDO DEJAR UNA «PAGINA EN BLANCO» EN LA HISTORIA DE LA FIESTA DE LA ROSA DEL AZAFRÁN

El alcalde de Consuegra, José Manuel Quijorna García, en nombre del Ayuntamiento y de la comisión organizadora de la Fiesta de la Rosa del Azafrán de Consuegra ha dicho que «no se podía dejar una hoja en blanco en la historia de la Fiesta de la Rosa del Azafrán » que celebraba el pasado fin de semana su 58 edición.

«Consuegra, una comunidad con más de 3000 años de historia ha resistido a bárbaros, árabes, franceses, a la gripe, al cólera y a la hambruna, y de ellos hemos salidos victoriosos», decía convencido el primer edil en el Teatro Don Quijote durante el Acto de Exaltación Manchega.

Con este mensaje de esperanza se dirigía el primer edil consaburense a sus vecinos para decirles que de igual forma saldrán victoriosos de la COVID 19 que hoy por hoy está mermando su vida social.

La Rosa del Azafrán de Consuegra y su fiesta es un símbolo, un emblema, un código de identidad de una ciudad que gracias a esta fiesta, entre otros motivos, consiguió en 2019 atraer a lo largo del año a 300 mil turistas, de ellos 75 mil asiáticos.

Potenciales turistas de cara al futuro, fueron más de 100 mil chinos quienes pudieron ver la Molienda de la Paz en honor a los fallecidos por la COVID 19 el pasado sábado, vía streaming, yel seguimiento de la ciudad en todo el mundo, por actos como este, ha obligado al Ayuntamiento a «cumplir con un ejercicio de responsabilidad celebrando esta 58 edición».

La rosa del azafrán y su especia en Consuegra ha sido el cultivo social de un municipio que sirvió de ayuda a las familias más pobres para permitirles vivir con mayor dignidad.

«Gracias a todas las corporaciones anteriores a esta se ha conseguido que el evento Rosa del Azafrán haya proporcionado un nivel de bienestar a Consuegra del que hasta ahora no éramos conscientes», dijo el primer edil consaburense en su discurso.

José Manuel Quijorna García ha vivido en primera persona el importante esfuerzo que se ha hecho en la ciudad para sacar este año el evento adelante, sorteando cada una de las limitaciones impuestas por sanidad, para celebrar unas fiestas seguras para todos y todas.

«Se ha dedicado mucho tiempo para que salgan cosas simples y hemos sabido valorar el trabajo que hay detrás de cada cosa, de cada persona, así como la labor de los colectivos y asociaciones, tales como la Rondalla del Centro de Día, pregonera de esta 58 edición, el grupo de coros y danzas Rosa del Azafrán, la Banda Sinfónica Municipal de Consuegra…» y así un largo etcétera que mencionó el alcalde en el Teatro Auditorio Don Quijote.

Este año las fiestas se han apoyado en tres pilares fundamentales de la propia fiesta: la Molienda de la Paz, el Acto de Exaltación Manchega y el Certamen Nacional de Folclore, que son para el alcalde los ítems principales que identifican a este acontecimiento festivo.

«La rosa del azafrán es la mezcla de muchos factores que tienen que ver con lo culinario, el folclore, el patrimonio, que hace que se nos reconozca en medio mundo, y eso se lo debemos al evento Rosa del Azafrán», decía Quijorna García.

Comentó el alcalde que en esta edición, que aún continúa fresca, se ha vivido el Acto de Exaltación Manchega más difícil de los vividos en los 58 años de fiesta de la Rosa del Azafrán.

Se confesó con sus ciudadanos diciendo que las calles de Consuegra le llenaron de nostalgia el pasado sábado, quizás también de tristeza por no respirar el ambiente propio de la fiesta debido a las circunstancias sanitarias que se están viviendo, pero también dijo que espera que en 2021 Consuegra vuelva a ser referencia en el mundo por su Fiesta de la Rosa del Azafrán en la celebración de su LIX edición.

¡Deja tu opinión!