El nuevo mazazo económico que el Gobierno impone a los autónomos deja a este colectivo empresarial al borde de la ruina

El gobierno debe dar marcha atrás y no aplicar las subidas de cotizaciones a los autónomos.

Aplicar esta subida hoy determinará la ruina de muchos autónomos.

Fedeto y la Federación Intersectorial de Autónomos de la provincia de Toledo, consideran que Las precarias condiciones de este colectivo empresarial, fruto de la actual crisis económica que asola el país, se verán perjudicadas aún más si se aplica la subida de cuotas a la Seguridad Social, abocando a muchos autónomos a una situación insostenible para sus negocios y sus familias.

A día de hoy, más del 60% de los autónomos españoles tienen pérdidas económicas porque sus ingresos casi han desaparecido, mientras que sus gastos corrientes y la presión fiscal que pesa sobre sus hombros permanecen inalterables.

Se estima que 500 autónomos cierran cada día y que un millón de ellos está al borde de la ruina.

Las medidas sanitarias siguen determinando que sus negocios tengan aforos limitados y horarios restringidos, sin olvidar que la restricción de movimientos de personas entre comunidades autónomas merma de forma muy importante su capacidad económica.

Y es en estos momentos, en los que la economía está muy deteriorada y la incertidumbre a corto y medio plazo no se despeja, en los que el colectivo empresarial más débil, el que peor lo está pasando, recibe un mazazo inesperado, cuando, de una manera

inmisericorde, el gobierno central le impone una subida de las cuotas a en la Seguridad Social.

Efectivamente, el gobierno ha decidido subir los tipos y lo va a hacer, además, de forma retroactiva, determinando un incremento de lo que pagan los autónomos por el concepto de contingencias profesionales que, en 2019, dejaron de ser voluntarias, para pasar a ser obligatorias.

Este cambio, de pago voluntario a obligatorio fue anunciado por el gobierno como una medida para incrementar el ámbito de protección de los autónomos, pero en realidad se ha acabado convirtiendo, hoy, en un incremento del ámbito de recaudación sobre los autónomos.

En el peor momento de la crisis económica, se obliga a los autónomos a pagar más, con efectos del 1 de enero de 2020. Desde hoy pagarán entre 3 y 12 euros más al mes, es decir, entre 6 y 24 euros más que en el mes septiembre.

De este modo, la cuota mensual mínima de los autónomos pasa de 283 euros a 289 euros y la cuota máxima de 1.208,9 euros a 1.245,4 euros.

Y los problemas para los autónomos parece que no van a acabar ahí, porque la intención del gobierno es volver a subir, nuevamente, sus cuotas a la Seguridad Social en el año 2021. Todo un despropósito y un verdadero dislate económico.

El gobierno debe rectificar inmediatamente y no aplicar esta medida. Si no lo hace, será responsable de la ruina de muchos autónomos.

Los autónomos están al límite de sus fuerzas; no pueden más.

En momentos de Depresión Económica lo que procede es rebajar la presión fiscal no incrementarla.

La Seguridad Social se convierte, desde hoy, en un verdadero impuesto sobre la actividad profesional de este colectivo empresarial.

¡Deja tu opinión!