MADRIDEJOS CELEBRÓ LA FIESTA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN CON GRAN AFLUENCIA DE FIELES

Los madridejenses han vivido en la última Eucaristía del día la importancia de la Inmaculada Concepción de la Virgen María para España y sus creyentes gracias a la homilía del sacerdote emérito, hijo de Madridejos, Don Alfonso Portanova

Feligreses de la Parroquia El Divino Salvador de Madridejos acompañaron hoy 8 de diciembre a la Virgen María en para celebrar un año más el dogma de su Inmaculada Concepción con motivo de esta festividad.

La Parroquia El Divino Salvador y la iglesia del Convento de las Hermanas Pobres de Santa Clara acogieron casi el aforo completo en cada una de las misas que se han celebrado, que han pasado por los mismos horarios de un día de precepto.

En las misa de las 19.00 horas de la tarde celebraba la Eucaristía el sacerdote emérito, hijo de Madridejos, don Alfonso Portanova quien hablaba de esta fiesta y de la importancia que tiene para los cristianos la Inmaculada Concepción de María

En el año 1854 el Papa Pío IX declaraba el dogma de la Concepción Inmaculada de María. hace ya 166 años, fecha en que salió fortalecida la opinión de los inmaculistas frente a la de los maculistas dentro de la Iglesia.

Entre ambos defensores, unos estaban a favor de que la Virgen María fue concebida sin pecado original y otros no lo aprobaban; y finalmente convenció que la Virgen María no tenia mancha.

Esta diferencia de opiniones estuvieron debatiéndose dentro de la Iglesia desde el siglo XIII aproximadamente, acabando aprobándose la opinión de que la Virgen fue presersevada del pecado original en previsión de los méritos de su hijo.

EN EL SIGLO XI APARECIÓ LA FIESTA LOCAL EN ALGUNOS SITIOS DE ESPAÑA

En el siglo XI apareció la fiesta local de la Inmaculada Concepción en algunos sitios de España y fue en el siglo XIV cuando empezó a celebrarse en Toledo.

Durante ese tiempo para defender a quienes decían que la Virgen María no tenía pecado original se hacían promesas en la universidades y en los arzobispados para defender a María Inmaculada, explicaba don Alfonso Portanova en su homilía.

En el siglo XVII la Concepción Inmaculada de María se extendió por todos los sitios de España y en 1617 Toledo proclama a la Virgen María como Inmaculada.

El clero y todas las autoridades civiles e incluso la corona, en las regencias de los Reyes Católicos y de los Borbones pidieron encarecidamente al Papa de su tiempo que a la Virgen María se la declarara como dogma que fue concebida sin pecado original.

En el siglo XIX Pío IX hizo un concilio por correspondencia pidiendo por carta su opinión a los representantes del clero acerca de la concepción inmaculada de María, siendo mayoritaria la respuesta afirmativa.

Un 8 de diciembre de 1854 como dogma de fe se declaró que la Virgen María fue concebida sin pecado original y se sacaron hasta coplillas como, «aunque lo niegue Molina y su padre general María fue concebida sin pecado original», aportaban en su homilía don Alfonso Portanova.

De todos los pueblos del mundo España se ha distinguido por reconocer la Inmaculada Concepción de la Virgen María considerada como la perfecta redimida.

«María es la toda santa», decía el sacerdote madridejense, «como la llaman los orientales, mientras que nosotros la llamamos la toda llena de Gracia, la que tiene en plenitud con Dios esa santidad»

Los madridejenses se llevaron a casa de esta Eucaristía un conocimiento más exacto de lo que significa la Inmaculada Concepción de María que no debe concebirse con su virginidad en la concepción de Jesús, Cristo Rey.

¡Deja tu opinión!