LAS CLARISAS DE MADRIDEJOS CELEBRARON EL RITO DE INICIACIÓN DE LA RELIGIOSA SILVIA PARDO GARCÍA

Silvia Pardo García continúa formando parte de la comunidad religiosa de las Hermanas Pobres de Santa Clara de Madridejos que componen trece hermanas y en la que ya participa como novicia.

El pasado 19 de noviembre de 2020 la religiosa gaditana de la congregación madridejense de las Hermanas Pobres de Santa Clara, Silvia Pardo García, participaba en la celebración religiosa de su rito de iniciación a la vida religiosa con la toma de hábito de hermana pobre de Santa Clara que tuvo lugar en la iglesia del convento de las hermanas Clarisas de Madridejos.

Después de dos años en que ha compartido con la comunidad de las Hermanas Pobres de Santa Clara de Madridejos su forma de vida, Silvia tras la toma del hábito ha comenzado la etapa de noviciado.

Silvia Pardo García deberá cumplir con las distintas etapas que la llevarán a ser una religiosa contemplativa entregada a Cristo. Habiendo cumplido ya con el aspirantado, el postulantado entra en el noviciado  tiempo en el cual la novicia inicia la vida en el convento con vocación clarisa,  y así continuará el discernimiento vocacional y la profundización de su decisión de seguir a Jesucristo en la Iglesia y en el mundo de hoy, según el carisma de Clara y Francisco de Asís.

Desde el noviciado, que durará dos años,  se encamina al juniorado donde la inserción en la vida de la comunidad es plena y dura hasta llegar a la profesión temporal que no deberá durar, ésta última, más de doce años, tras la cual entrará en el recogimiento y silencio propio de la vida contemplativa.

TOMA DEL HÁBITO DE HERMANA POBRE DE SANTA CLARA

El acto de toma del hábito estuvo dirigido por la Madre del convento de las Hermanas Pobres de Santa Clara, Sor Clara, de quien recibió sus nuevas vestiduras que fueron bendecidas por el párroco.

Durante este rito una de las hermana iba contando la vida de santa Clara, la huída de su casa en un Domingo de Ramos, el despojo de sus vestidos, el corte de pelo y la vestidura del hábito de penitencia por parte de san Francisco.

Después Silvia Pardo procedió a vestirse con su nuevo hábito que se caracteriza por el velo blanco de novicia que le puso la Madre de la Congregación Religiosa después de cortarle el pelo, una larga y gruesa coleta.

Arropada de amigos, vecinos y vecinas del pueblo de Madridejos la religiosa celebró uno de los actos más importantes de su vida que la va llevando paso a paso a convertirse en religiosa contemplativa.

Los votos a los que se compromete la religiosa son los de castidad, obediencia, pobreza y clausura.

La Eucaristía estuvo dirigida por el párroco de Madridejos don Pedro de Marcos Díe, el vicario don Daniel Novillo González, del sacerdote emérito hijo de Madridejos don Alfonso Portanova y del sacerdote madridejense y Vicario Episcopal para los Asuntos Económicos de la Diócesis de Toledo, don Ángel Camuñas Sánchez.

Al acto además asistieron varias representantes de la Orden Franciscana Seglar de Madridejos y cantó el coro joven de la Parroquia de Madridejos.

La hermana mayor del Convento fue la encargada de dirigir unas palabras a la novicia de apoyo de parte de la comunidad de religiosas.

Don Pedro de Marcos Díe dio la enhorabuena a la nueva novicia en nombre de la Parroquia y también a todas las hermanas Clarisas que compartirán con ella su vida.

Al término de la celebración recibió la enhorabuena de los feligreses y feligresas que acudieron al evento religioso.

¡Deja tu opinión!