Emilia Rodríguez: «Subí a ver si había goteras y quedé en shock al ver el destrozo. Estaba sola»

La pequeña empresaria madridejense, Emilia Rodríguez, que regenta un negocio de muebles en Madridejos, Muebles Julio, ha sido otra de las afectadas por la borrasca «Filomena», quien ha perdido una parte importante de su negocio justamente en estos momentos en los que la crisis sanitaria castiga con mayor crudeza a las pymes y tienen mayores dificultades para salir adelante.

En la madrugada del viernes escuchó su hija un golpe pero no le dio importancia, siguió descansando como cualquier día, al día siguiente dada la severidad del temporal de nieve el Madridejos, Emilia Rodríguez fue a visitar una de sus plantas de muebles para ver si había goteras porque de haberlas perjudicaría a su negocio.

Lo que vio no fueron goteras fue el destrozo de años de trabajo por una circunstancia que ella nunca hubiese podido pensar que le pudiese ocurrir.

¿Qué ha pasado en vuestra empresa por consecuencia de la borrasca Filomena?

El peso de la nieve hundió el tejado, y todo ese peso cayó sobre los muebles. Mi hija oyó un ruido el sábado por la noche y no le dimos importancia, de hecho el sábado como había tanta nieve, ni siquiera abrí el negocio.

Al mediodía subí para ver su había alguna gotera, y al llegar a la primera planta veo que está cayendo agua, agua como si fuese un diluvio.

¿En qué estado se encontraban los muebles?

Se encontraban mojados colchones, somieres, camas articuladas porque esa es la parte de la empresa que denominamos la zona de descanso, y asustada subí corriendo a la siguiente planta y veo el techo caído sobre todos los muebles chorreando agua.

En ese momento quedé en shock y empecé a llamar a la gente pidiendo ¡ayuda, ayuda…!, que encima asustaba a la gente del nivel de estrés en que me encontraba.

¿Estabas sola?

Me encontré sola viendo todo el panorama, pero enseguida subió mi hija, llamé a mi otra hija, llamé a Policía Local Madridejos, porque en esos momentos no sabía ni a quién acudir para que me ayudase en tal desastre.

¿Qué efecto causó tus llamadas?

Acudieron mis hijas, mis amigos, la Policía Local quienes comprobaron si había peligro de derrumbe del bloque de al lado y comprobaron que estaba fuerte y podíamos trabajar para retirar escombros. Aunque la Policía Local nos recomendó que no hiciésemos de momento nada porque había peligro de derrumbe total, y es que hasta las vigas de abajo se movían.

¿Y qué hiciste ante esta recomendación?

Llamé a un albañil y vinieron tres albañiles que empezaron a entibar desde abajo todo el edificio. Y desde las tres y media de la tarde que nos juntaríamos unas 25 personas quienes acudieron a la llamada de mi auxilio, y llegaron con palas y espuertas, empezamos a bajar nieve.

A bajar nieve…

¡A bajar nieve, me encontré como hasta 70 centímetros de nieve de altitud, sobre muebles, tejado, sobre el piso que le tenía arreglado con plafones de led para gastar menos y llegamos a llenar un contenedor entero de nieve. Utilizamos también las bolsas de los colchones para echar lo que podíamos y estuvimos hasta las 10.30 horas de la noche que como comenzó a helar. Había un pico donde había acumulada mucha nieve donde ya no se podía trabajar, y lo dejamos para el día siguiente.

¿Has recibido la visita de algún técnico?

Sí ha venido el arquitecto y ha visto lo que se está haciendo. Considera que el trabajo que estamos haciendo va por buen camino. Estamos poniendo columnas de carga para que las vigas que se han deformado no carguen con todo el peso y se pueda hundir el edificio entero, por el problema de haberse mojado las vigas de cemento que han perdido fuerza y podrían romperse.

¿Has recibido algún consejo?

Sí me han dicho que quite el máximo de peso y lo que coy a hacer es cambiarles las aguas para que bajen pero no lo voy a cerrar para que no se cargue de peso el edificio. Es decir, van a canalizar las agua para que en vez de que las aguas entren hacia dentro como hasta ahora para que cuando se descongele salga para afuera, porque el no tener este sistema de canalización lo que ha provocado es que se moje la parte del al lado.

¿Te han peritado los daños?

El arquitecto me va a hacer u n informe y le tengo que pasar las pérdidas económica de los muebles que he perdido, que puedo decirte que todos los muebles que estaban abajo están destrozados, muebles que se encontraban en unos 90 metros cuadrados.

¿Entonces afectadas de gravedad son dos plantas?

Sí dos plantas, pero los pilares hay que ponerlos desde abajo para reforzar las plantas de arriba. Tengo que fortalecer el edificio entero, una reconstrucción completa, para fortalecer las vigas que se han mojado y están afectadas.

¿Qué hacéis en estos momentos?

Estoy haciendo lo que te acabo de decir, quitando todo el suelo de la plata de arriba que estaba en gres para liberar peso. Y hoy cargamos el quinto contenedor que llevamos de escombros. Estamos trabajando siete personas sobre todo sacando escombros y limpiando la nave del al lado de lo que se ha hundido está lleno de muebles. Tengo que quitar todos los muebles de la planta segunda, la zona de descanso la tengo que dejar vacía para que no se estropeen más colchones, porque además tienen que subir las columnas de sujeción. Y los muebles que voy a tener que tirar los estoy guardando en un almacén.

La borrasca se ha alejado pero el miércoles dan lluvias ¿podría pasar algo?

Si llega a llover podría haber un peligro de derrumbe total, por lo que actuaremos lo antes posible en cambiar la dirección de las aguas hacia un almacén que tengo abajo para que las aguas no entren dentro a la zona afectada.

¿Sabes de alguna indemnización para los daños que has sufrido por la tormenta?

Pues he llamado al seguro y como no tenía cobertura por nieve, no tengo ninguna indemnización. Hay una cláusula que por desescombro me cubren 65 mil euros, pero todavía estoy esperando a que venga un perito.

Espero que alguien pueda ayudar a pequeños empresarios como soy yo, que nos ayude, porque esto me ha hundido y más en los tiempos en que nos encontramos.

Por otra parte, tengo que decir que tengo una familia que Gracias a Dios me está apoyando mucho,

¡Deja tu opinión!