PROTECCIÓN CIVIL MADRIDEJOS SE HA VOLCADO CON SU ACCIÓN VOLUNTARIA ANTE LA BORRASCA «FILOMENA» EN BENEFICIO DE SUS VECINOS Y VECINAS

Protección Civil Madridejos se merece una medalla al mérito y entrega a sus vecinos. No solo estuvieron en primera línea en los primeros meses y durante la pandemia de la COVID 19 con su labor voluntaria poniendo en riesgo sus vidas, sino que ahora con motivo de la borrasca Filomena han vuelto a volcarse sus voluntarios/as que están dirigidos por una mujer, Lourdes Camuñas Rosell.

Y es que la solidaridad y entrega por el bienestar de las vidas humanas es principio en sus vidas, es algo instintivo que no todos tienen y que solo algunos recogen como virtud, como es el caso de los voluntarios/as de Protección Civil Madridejos que son imagen y espejo de tantos otros voluntarios de protección civil que han estado trabajando en los distintos pueblos de la comarca, a veces apoyados por sus vecinos.

Desde el pasado 6 de enero que acompañaban al humilde paso de los Reyes Magos por Madridejos en su trenecillo y hasta el día de hoy, no ha habido apenas descanso. Días en los que solo han parado para comer y descansar por la noche en sus casas sino eran llamados para cualquier aviso de urgencia.

De las últimas labores realizadas ha sido el reparto de sal en la sede de la agrupación de voluntarios, sita en la Casa de los Maestros, a los vecinos de Madridejos.

Manxa Digital ha hablado con la jefa de Protección Civil de Madridejos, Lourdes Camuñas Rosell, mientras se encontraba implicada en el reparto de sal a los vecinos por parte del Ayuntamiento de Madridejos que comenzó el pasado jueves 14 de enero.

La jefa de Protección Civil informaba que el consistorio ha contado desde el principio con un importante almacenamiento de sal que ha alcanzado las 40 toneladas que han sido repartidas por algunas calles del municipio y lugares críticos de la localidad, reparto en el que Protección Civil ha vuelto a colaborar.

«Nos encontramos en estos momentos en la entrega de sal a los vecinos para ayudarles a que deshielen sus hogares o calles adonde no se ha podido llegar debido a que Madridejos es un municipio muy grande y no se puede llegar a todos los sitios», decía Lourdes Camuñas Rosell.

Cada vecino que acudía a la sede a recoger sal recibía en el caso de patios grandes, corrales o fachadas grandes un cubo de unos 12,5 kilos de sal y si no era así por tratarse de viviendas más pequeñas se les daba la mitad.

Además de entregar la sal, Protección Civil Madridejos, cumplía con una labor informativa de especial interés para las personas que se llevaban la sal (sal de piscina) porque se trataba de un producto muy corrosivo.

«El producto que estamos entregando es muy corrosivo por ello informamos a los vecinos/as de Madridejos que deben rociar la zona una vez esté limpia y que se eche antes de que empiece a helar, es decir antes de las 17.30 horas de la tarde», explicaba la coordinadora de Protección Civil en Madridejos.

Gracias a la entrega de sal por parte del Ayuntamiento a través de Protección Civil muchos hogares han podido liberarse del hielo en sus cerquillos, aceras, corrales, patios…, evitando el riesgo de caídas.

Protección Civil además ha organizado este reparto de sal, se ha hecho mediante cita previa y han sido decenas las llamadas recibidas, y muchísimos los cubos entregados.

REPARTO DE SAL POR EL PUEBLO

Con el apoyo de los agricultores de Madridejos, otro de los colectivos que se coloca en primera línea en caso de auxilio por parte del consistorio y atiende y apoya al Ayuntamiento junto a los operativos municipales, a Policía Local Madridejos y Guardia Civil, Protección Civil se ha encargado del reparto de sal por el pueblo.

Los voluntarios/as de Protección Civil también ha trabajado en la zona de embolsamiento de camiones cuando decenas de conductores tuvieron que pararse en la zona de Madridejos al no poder avanzar con sus mercancías debido a la nieve.

Acompañando a Cruz Roja ellos hicieron su labor, con días sin descanso, según explicaba Lourdes Camuñas Rosell, «solo parábamos para comer».

Su jornada comenzaba en aquellos días de frío intenso y nieve abundante a las 9.30 horas de la mañana hasta la noche, dejando una hora u hora y media para comer, haciendo turnos.

«Nuestra principal labor consistió en bajarles al pueblo a la farmacia, a ducharse, a solventar cualquier necesidad…, y alguna otra», ha dicho la jefa madridejense.

Unas doce personas del total de voluntarios/as han sido los que han estado atendiendo labores desde el pasado 6 de enero y ahora llega el agua, otra circunstancia climatológica que puede seguir dando trabajo a Protección Civil Madridejos, quien volverá a dar su «do de pecho» por los vecinos/as de la localidad.

El próximo miércoles se esperan lluvias abundantes y la Junta de Comunidades ya ha avisado a los Ayuntamientos por sms masivos para que se preparen para un deshielo rápido que deberá ser atendido.

¡Deja tu opinión!