ESTE AÑO ES EL PRIMERO, DESDE HACE MUCHOS, EN EL QUE LA PATRONA DE MADRIDEJOS NO RECIBIRÁ A LOS RECIÉN NACIDOS MADRIDEJENSES EN LA FIESTA DE «LA CANDELARIA»

El ex- párroco madridejense, don José María Gómez Jané

La celebración cristiana de la fiesta de «La Candelaria» que tiene lugar cada 2 de febrero del año en curso en Madridejos no se celebrará este año debido a las circunstancias pandémica que sufre el mundo.

La Junta Rectora de la Cofradía de Nuestra Señora de Valdehierro, que preside, José Francisco López García Moreno ha decidido por motivos de seguridad suspender la fiesta.

Según ha informado el presidente a Manxa Digital, «hemos decidido suspender con dolor esta celebración tan tradicional en Madridejos en el que los recién nacidos se presentan en el templo a nuestra Madre, patrona y alcaldesa perpetua, para evitar posibles contagios, aunque se hubiese respetado el aforo».

Las madres acuden con sus niños y niñas, quienes son los nuevos residentes de Madridejos nacidos en el último año, y su corta edad, se ha considerado motivo más que suficiente para exponerles a la delicada situación de crisis sanitaria que se está viviendo.

«Pensamos que el conjunto de la Junta Rectora hemos actuado con responsabilidad para garantizar la salud pública y esperamos que el pueblo de Madridejos entienda nuestra decisión», ha explicado José Francisco López García-Moreno».

LA CANDELARIA

El ex-vicario y misionero don David Sánchez Alonso

La Candelaria la representa en Madridejos la advocación de la Virgen maría en su patrona y alcaldesa perpetua Nuestra Señora María Santísima de Valdehierro.

En esta fiesta se celebra la presentación del Niño Jesús en el Templo por sus padres María y José, así como la Purificación de la Virgen María.

En Madridejos ha sido una tradición la celebración de esta fiesta que comienza con una procesión en la que se lleva a la patrona desde la iglesia de San Francisco a la Parroquia El Divino Salvador en procesión.

Esta procesión va acompaña especialmente por los recién nacidos en el último año cuyas familias han accedido a la participación en la fiesta gracias a la invitación por parte de la Parroquia El Divino Salvador de todos los bautizados en el último año.

En la iglesia de El Divino Salvador se celebra una Eucaristía y las madres suben al presbiterio al término de la misma con sus hijos en brazos y se suelta una paloma, o bien el sacerdote coge en brazos al niño y alzándolo se lo ofrece a la Virgen, siendo ambos una vivencia cristiana de la presentación del Niño Jesús en el templo.

¡Deja tu opinión!