Cáritas y Farmacéuticos sin Fronteras envían un contenedor de ayuda humanitaria al Líbano

En total se hará llegar al Líbano 8.889 kilos, en 22 palets y 125 cajas.

Cáritas Diocesana de Toledo, en colaboración con Farmacéuticos sin Fronteras y empresas donantes colaboradoras con Cáritas, ha enviado, durante esta semana, un contenedor de ayuda humanitaria al Líbano, a través de la Asociación del Hijo del Hombre, que coordina Madre Agnès, que ya es conocida en la Archidiócesis de Toledo.

Según informa Cáritas Diocesana de Toledo y la Archidiócesis de Toledo en total se hará llegar al Líbano 8.889 kilos, en 22 palets y 125 cajas.

Este contenedor consta de 15 palets de medicamentos (6.418 kilos), 7 palets de probióticos en zumo, gotas para bebés y cápsulas que se han reunido gracias a la colaboración de los laboratorios Casen Recordati, Plaza Farmalogic, Gebro Pharma y la farmacia de Mª Josefa Palacios Corvillo. Además, se complementa con calcetines, mochilas, ropa de deporte para niños, juguetes, pañales y una máquina de coser industrial, etc…

Colaboración estrecha con Farmacéuticos sin Fronteras

El delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Toledo, don José María Cabrero, ha dado las gracias a Farmacéuticos sin Fronteras, “que desde el principio ha colaborado con nosotros, respondiendo a nuestras peticiones. Además, ha agradecido a todas las empresas y particulares que han colaborado para que Cáritas puede realizar este envío, siendo el cuarto contenedor de ayuda humanitaria que lleva a cabo para Siria y Líbano de los últimos cuatro años.

Desde Farmacéuticos sin Fronteras el director general de Farmacéuticos Sin Fronteras, Ángel Acisclo Huélamo Villanueva, ha querido resaltar la importancia de esta colaboración estratégica, que forma parte del trabajo en red del programa Banco de Medicamentos y Productos Sanitarios, del que Cáritas Diocesana de Toledo es una de las entidades beneficiarias más destacadas a las que FSFE realiza donaciones de forma periódica.

Seis meses de la explosión del puerto de Beirut

Este mes de febrero se cumplen seis meses de la explosión en el puerto de Beirut, que segó la vida de 205 personas, hirió a más de 6.500 y desplazó de sus hogares a otros 350.000 vecinos. Para ayudar a esta población que está viviendo situaciones realmente complicadas, agravada por la pandemia, Cáritas Diocesana de Toledo, durante varios meses, ha estado preparando este contenedor de ayuda humanitaria, dentro del Programa de Cristianos Perseguidos de la entidad.


¡Deja tu opinión!