LA PARROQUIA EL DIVINO SALVADOR AMPLÍA LAS EUCARISTÍAS CON MOTIVO DE LA IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

La Parroquia El Divino Salvador de Madridejos con motivo del Miércoles de Ceniza, que inicia el tiempo de cuaresma, amplía el horario de Eucaristías en este día para dar la posibilidad de que todos los fieles puedan recibir la ceniza.

Aparte de las misas habituales de cada día, a las 8.30 horas y 19.00 horas en la Parroquia el Divino Salvador y 18.00 horas en el convento de las Hermanas Pobres de Santa Clara se añaden dos celebraciones más.

Una de ellas tendrá lugar el Miércoles de Ceniza a las 12.30 horas en la Parroquia El Divino Salvador y la otra a las 20.30 horas de la tarde en esta misma iglesia.

Este anuncio ha sido dado este fin de semana en la misa dominical para conocimiento de todos los feligreses que quieran preparar el camino hacia la Pasión y Resurrección de Cristo, que se celebrará durante la Semana Santa, que este año tendrá lugar los días desde el domingo 28 de marzo al domingo 4 de abril..

MIÉRCOLES DE CENIZA

En este día empieza la época cuaresmal con la imposición de las cenizas en la frente de los fieles católicos. Es un símbolo que representa un motivo de esperanza y de superación, además de ser el inicio de un camino que nos conducirá a la salvación. Es el momento en el cual cada persona empieza a entrar en su corazón y camina hacia la Pascua, el encuentro pleno con Cristo.

La señal de penitencia que representa la ceniza en la frente se convierte para el católico en una pregunta: ¿A quién estamos buscando? Una pregunta que debemos atrever a hacernos en este camino de preparación pascual, con lo que más que sobre nuestras frentes, debe caer sobre nuestro corazón. Es Dios en nuestro corazón quien nos va a recompensar. No son los hombres, ni sus juicios, ni sus opiniones, ni lo que puedan o dejen de pensar respecto a nosotros: es nuestro Padre, que ve en lo secreto, quien nos va a recompensar.

Este es el tiempo, el momento de la salvación, nos decía San Pablo. Y la ceniza nos dice que nos quitemos lo superfluo que nos ofrece la vida y nos quedemos con lo que realmente vale, con lo fundamental, con lo único que llena la vida de sentido. Dios nos lo recompensará.

Este es el sentido de la ceniza en nuestra frente; no es un rito mágico, una costumbre o una tradición. ¿De qué nos serviría manchar nuestra frente con ceniza si nuestro corazón no se preguntara si realmente a quien estamos buscando es a Dios? Si le buscamos a Él, este día y el resto de la Cuaresma es el momento para caminar, para buscarle y, por fin, encontrarle, y de esta forma purificar nuestro corazón.

El significado del rito de la ceniza es precisamente éste: purificar el corazón, dar valor a lo que realmente vale y entrar en el interior de nosotros mismos. Si así lo hacemos, entonces la Cuaresma que iniciamos este Miércoles de Ceniza en forma solemne, se convertirá verdaderamente en un camino hacia Dios.

Y así lo confirman las dos expresiones del sacerdote en el momento de imponer la ceniza: «Arrepiéntete y cree en el Evangelio» (Marcos 1:15) o «Acuérdate de que eres polvo y en polvo te convertirás» (Génesis 3:19). Son palabras que deben conducirnos a una profunda e íntima meditación personal.

¡Deja tu opinión!