Las VI Jornadas de Protección Civil “Los niños de hoy pueden salvar vidas mañana” arrancan en el CEIP Antonio Machado

Se trata de unas jornadas que lleva realizando Protección Civil desde hace algunos años en los diferentes Centros Educativos del municipio y que tienen como principal objetivo enseñar a los escolares a reaccionar y actuar ante una situación de emergencia.

Protección Civil de Quintanar de la Orden continúa con su labor formativa en los diferentes Centros Educativos de la localidad con el fin de dar a conocer el trabajo que llevan a cabo y enseñar a los escolares a reaccionar y saber actuar ante una situación de emergencia y llegado el momento, puedan, incluso, salvar una vida.

Es el sexto año que se lleva a cabo esta actividad y, en esta ocasión, han comenzado por los alumnos de 5º y 6º de Primaria del Colegio Antonio Machado.

El jefe de Protección Civil, Jesús Toledo, que ha estado acompañado por los Técnicos de Emergencias Alfonso Nieto y José Luis Sánchez, explicaba que con los alumnos de 5º curso trabajan el Servicio de Emergencias 112, acciones preventivas en el hogar y cómo actuar en situaciones de emergencia realizando la cadena de supervivencia con una RCP básica. Mientras, el alumnado de 6º aprende a realizar una RCP más avanzada y completa, desde cómo reaccionar hasta los pasos a seguir, las maniobras a realizar, hasta cómo utilizar un desfibrilador. “Con este tipo de talleres lo que se pretende es que los chicos y chicas sepan reaccionar y actuar ante una emergencia porque en estos casos los segundos cuentan y, en muchos casos, pueden salvar vidas”.

Nuevo protocolo de actuación adaptado a la Covid-19

Cabe destacar que, en esta ocasión, el taller se ha realizado con todas las medidas de higiene y seguridad establecidas frente  a la Covid-19 y en el mismo también se ha dejado claro que la situación actual de pandemia hace que se tenga que actuar de forma diferente. Es decir, se ha explicado el Soporte Vital Básico y Desfibrilación Externa Automatizada (DEA) adaptado para la Covid-19. En ese sentido, indicaban que en este caso la evaluación de la respiración deberá hacerse visualmente no se podrá abrir la vía aérea ni se podrán acercar a la nariz y la boca de la víctima. Se deberá cubrir la nariz y la boca de la víctima con una mascarilla si no dispone de ella y la persona que ayuda también deberá llevarla. Al no poder realizarse el boca a boca el reanimador deberá llevar a  cabo directamente las compresiones torácicas continuas hasta que llegue el DEA o los servicios de emergencia.

Por otro lado, los reanimadores deberán lavarse bien las manos con agua y jabón o desinfectarse con un gel par mano a base de alcohol lo antes posible y contactar con las autoridades sanitarias locales para preguntar las indicaciones a seguir después de haber estado en contacto con una persona con sospecha o confirmación de Covid-19.

¡Deja tu opinión!