Los nuevos planes para la reestructuración del viñedo presentados afectarán a un total de 1.138 hectáreas en la provincia de Toledo

El delegado provincial de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Jesús Fernández Clemente, ha asegurado que “estas solicitudes ponen de manifiesto el interés del sector vitivinícola provincial en seguir apostando por la modernización de sus explotaciones” y ha añadido que “el sector en la provincia de Toledo cumple con el principal objetivo de estas ayudas que es la modernización de nuestro viñedo para ser rentable adaptándose al mercado vitivinícola”.

Una vez finalizado el plazo de presentación de solicitudes para la campaña 2021, en la provincia de Toledo son 584 las parcelas de viñedo para las que se ha solicitado un plan de reestructuración, lo que afectará a una superficie de 1.138 hectáreas de viñedo.
 
Así lo ha adelantado el delegado provincial de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Jesús Fernández Clemente, que ha asegurado que “estas solicitudes recibidas por el Gobierno de Castilla-La Mancha ponen de manifiesto el interés del sector vitivinícola provincial en seguir apostando por la modernización de sus explotaciones”.
 
Esta convocatoria de ayudas destinadas a los viticultores tiene como objetivo el aumento de la rentabilidad y eficiencia de las explotaciones vitivinícolas; la modernización agronómica en términos de reducción de costes y tecnificación; la regeneración varietal; y, por tanto, la adaptación al dinámico mercado vitivinícola.
 
En la región se han recibido un total de 48 planes, con 2.102 viticultores detrás y 7.937 hectáreas que se van a reestructurar, lo que significa un incremento del 9 por ciento respecto a las hectáreas de la anterior campaña de 2020.
 
A la vista de los datos, el delegado provincial de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, ha aseverado que “el sector en la provincia de Toledo cumple con el principal objetivo de estas ayudas que es la modernización de nuestro viñedo para ser rentable adaptándose al mercado vitivinícola”, así como a las nuevas demandas de los consumidores.

Por último, Fernández Celemente ha puesto en valor el “dinamismo de este sector” que intenta adaptarse en cada momento a las necesidades que plantea el mercado y que “tiene claro el camino a seguir” a pesar de las dificultades que atraviesa debido a la crisis sanitaria.


 

¡Deja tu opinión!