D. Antonio Cañizares dona un retrato del cardenal Sancha a la Archidiócesis de Toledo

El arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro Chaves, viajaba el pasado 6 de abril, a la ciudad de Valencia para recibir la donación del retrato del beato cardenal Ciriaco Mª Sancha y Hervás, nacido en la provincia de Burgos en el año 1833 y fallecido en Toledo el 25 de febrero de 1909.

Según informa Juan F. Pacheco desde la Archidiócesis de Toledo, fue el cardenal arzobispo de Valencia, Mons. Antonio Cañizares, quien entregaba al prelado toledano esta pintura del obispo que organizó el primer Congreso Eucarístico Nacional en 1888.

Esta obra fue realizada por la pintora cordobesa María José Ruiz y donada personalmente por ella misma, en febrero de 2009, al entonces administrador apostólico de la archidiócesis de Toledo, cardenal Antonio Cañizares Llovera. Este retrato fue elaborada con motivo del centenario de la muerte del purpurado burgalés.

Por su parte, la archidiócesis de Toledo ha querido colaborar con la Fundación “Paupéribus”, promovida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, para asistir las necesidades de personas vulnerables a raíz de la pandemia.

A esta fundación de la archidiócesis de Valencia se destinan bienes patrimoniales pertenecientes a la diócesis levantina y también donaciones por parte de particulares. El cardenal Cañizares ha querido donar bienes personales a esta fundación.

Don Francisco Cerro: “Los pobres, el tesoro de la Iglesia”

En el acto, llevado a cabo, en la sede del arzobispado de Valencia, participaban los prelados de Toledo y Valencia; el vicario general de la archidiócesis de Valencia, D. Vicente Fontestad y el vicepostulador de la causa de canonización del cardenal Sancha y sacerdote de la archidiócesis de Toledo, D. Carlos Miguel García Nieto.

Mons. Francisco Cerro subrayaba  la estrecha vinculación de ambos cardenales, Ciriaco Mª Sancha y Antonio Cañizares, con las archidiócesis de Valencia y Toledo, ya que los dos han sido titulares de ambas. Además encomiaba la puesta en marcha de la Fundación “Paupéribus” porque se trata de “un gesto que expresa, una vez más, la gran calidad del cardenal Cañizares como Obispo de la Iglesia y su servicio a los más pobres y necesitados, que son el tesoro de la Iglesia”.

Igualmente, don Francisco quiso alabar la iniciativa del cardenal Cañizares con estas palabras: “Aplaudo ese gesto promovido por el cardenal Cañizares, a quien se le quiere tanto en Toledo por su gran labor y, en general en toda España, por su gran servicio a la Iglesia”.

Unas reliquias de Santa Úrsula para la archidiócesis de Valencia

Durante el acto, don Antonio Cañizares entregaba a Mons. Francisco Cerro una réplica del Santo Cáliz que se conserva en la catedral valenciana.

Durante la entrega del cuadro, el arzobispo de Toledo obsequiaba al cardenal de Valencia dos reliquias de Santa Úrsula que se ubicarán en la sede de la universidad católica de Valencia, cuya capilla está consagrada bajo la titularidad de la santa y en la iglesia parroquial de Sinarcas, localidad de la que es hijo adoptivo el cardenal Cañizares y que tiene a santa Úrsula como copatrona.

El cuadro quedará ubicado en la capilla de la Adoración Perpetua de Toledo

El cardenal Antonio Cañizares manifestaba que este retrato del beato Ciriaco Mª Sancha es, para él, “un recuerdo que me une a Toledo, ciudad de la que nunca me olvido”. Igualmente indicaba que el beato Sancha es “un ejemplo por su testimonio de servicio a los más pobres, pionero de la labor social y por eso es el culpable de esta fundación, ya que vivió pobre y murió paupérrimo”.

Por su parte, el vicepostulador de la causa de canonización del cardenal Sancha, D. Carlos Miguel García Nieto, indica que “queremos que el cuadro quede ubicado en la capilla arzobispal de la Inmaculada, sede de la adoración perpetua de la ciudad”. Para García Nieto el perfil del cardenal Sancha es del un Pastor eminentemente eucarístico “porque organizó el primer congreso eucarístico nacional y porque en su ministerio episcopal extendió la adoración nocturna y el ejercicio de las cuarenta horas eucarísticas”. Por otro lado, el vicepostulador subraya, que “los restos mortales del cardenal Sancha, durante la capilla ardiente, permanecieron en esta capilla”.

¡Deja tu opinión!