La Ley del Vino de Castilla-La Mancha tendrá como objetivo “servir de barrera de protección para aquellos que hacen las cosas bien” en el sector

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha inaugurado esta mañana la nueva sede de la Denominación de Origen Méntrida, en la localidad toledana de Torrijos. Solo cuenta con 30 bodegas, peros sus vinos se venden en mercados tan exigentes como Dinamarca o Noruega.
 
El consejero ha recordado que este lunes, en el Consejo de Ministros de Agricultura, se espera una decisión a nivel europeo para conocer si va a haber fondos extraordinarios para poder llevar a cabo la destilación de crisis, solicitada desde España, a propuesta de Castilla-La Mancha y en total consenso con el sector. 

La Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural está elaborando la Ley del Vino de Castilla-La Mancha que entre sus principales objetivos tendrá el de “servir de barrera de protección para aquellos que hacen las cosas bien” en el sector.
 
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, así lo ha indicado en el día de hoy en el cual ha inaugurado la nueva sede de la Denominación de Origen Méntrida, en la localidad toledana de Torrijos.
 
En su intervención, ha destacado que la región se juega mucho en el sector del vino y, conscientes de ello, en esta Ley hay “muchas expectativas puestas”. Así, contemplará limitar el rendimiento productivo de “manera contundente”, limitar el grado de la uva de entrada en bodega por Ley y, además, entre otros puntos, fomentará la creación de una organización interprofesional “que pueda tomar decisiones de mercado, orientar la producción en función de la situación coyuntural o a medio y largo plazo que pueda vivir el sector”.
 
Esta nueva normativa, que se está realizando con todo el sector, se debatirá en las Cortes regionales, ha indicado, “antes de que acabe el año”.
 
En unos momentos en los que el sector del vino se ha visto afectado por la crisis económica derivada de la pandemia sanitaria, las miras están puestas a corto plazo en lo que se determine el lunes 26 de abril en la reunión del Consejo de Ministros de Agricultura en Bruselas, se tiene que tomar  una decisión a nivel europeo para conocer si va a haber fondos extraordinarios para poner en marcha la medida de destilación de crisis que se ha pedido desde España, a propuesta de Castilla-La Mancha,  y “en total consenso con el sector”. 
 
En cuanto a la Denominación de Origen Méntrida, una de las nueve con las que cuenta Castilla-La Mancha y que llevan el nombre de la región al mundo envasando el producto que nace de las viñas de la tierra en una botella, ha resaltado que hoy dirige hoy sus productos a mercados tan exigentes Noruega o Dinamarca, o Estados Unidos y China, países que demandan un producto de calidad, es que, “lo que hay dentro de la botella tiene algo que la gente es capaz de apreciar”.
 
Y debe ser apreciado, fuera de nuestras fronteras, como dentro de ellas, y más aún en la propia región. En este sentido, ha indicado, que desde la Consejería se trabaja con las asociaciones de hostelería, con los sumilleres y con asociaciones, por ejemplo, como la de Eurotoques, fomentando el consumo en la restauración de nuestros productos de calidad y que sean ofrecidos al comensal o visitante cuando lleguen a los establecimientos, sintiendo orgullo de lo propio.
 
Y es que, ha recordado que hay que generar conciencia de lo propio y valorar nuestros productos, y ha lamentado que por ejemplo, en la capital de Castilla-La Mancha, Toledo, en muchos establecimientos, no se conozcan ni se ofrezcan los vinos de Castilla-La Mancha.
 
Por su parte, el alcalde de Torrijos, Anastasio Arevalillo, ha agradecido que la DO haya elegido Torrijos para su sede. Así, ha recordado que a nivel municipal se va a seguir invirtiendo en conseguir la fidelidad de los consumidores que degusten los alimentos de la comarca, desde el vino o el jamón y poder ofrecerle invertir el camino, en vez del campo a la mesa, que tras probarlos, puedan visitar de donde provienen los productos y que los sigan demandando allá donde vayan.
 
Por su parte, el presidente de la Denominación de Origen Méntrida, Juan Alonso, ha recodado que son 30 las bodegas familiares las que forman parte de esta denominación, con una producción por hectárea de 3.500 kilos, con vinos muy singulares. Ha agradecido la ayuda del Gobierno regional para la calidad diferenciada, siendo “fundamental el apoyo institucional para nuestras campañas porque si no, no hay medios para hacer llegar nuestros vinos en España y en el exterior. 
 
Uno de sus nuevos proyectos, es comenzar una campaña de formación a hosteleros de la provincia de Toledo para dar a conocer sus vinos y que estos se sirvan en los establecimientos hosteleros.
 
Además, está marcha el proyecto colectivo de la Ruta del vino D.O. Méntrida-Toledo en la que se integran agentes como bodegas, hoteles, restaurantes, cooperativas o ayuntamientos cuyo objetivo es promover el desarrollo turístico y económico de la comarca.

¡Deja tu opinión!