MADRIDEJOS NATURAL I: RUTA DE LAS MINAS DE LA PERDIGUERA

El Ayuntamiento de Madridejos ha puesto en marcha en este 2021  la realización de una nueva ruta natural denominada Ruta de las Minas de la Perdiguera, a las que  ya se han hecho dos visitas, con la participación en la primera ruta convocada de doce personas y en la segunda de veinticuatro.

La iniciativa ha partido de la Oficina Verde del Ayuntamiento de Madridejos y gestionada desde el Patronato de Cultura y Turismo quien ha contactado con el miembro del Proyecto Zona Minera y consaburense Casimiro Rodríguez.

El pasado sábado 22 de mayo 24 personas se reunían en la zona denominada La Vereda del término de Madridejos, quienes acompañadas por el experto en mineralogía Casimiro Rodríguez, el técnico ambiental, Carlos Molero y la representante del Patronato de Cultura y Turismo, Gema Rodríguez, iniciaron la denominada Ruta de las Minas de la Perdiguera, donde se visitaron distintas minas en un recorrido que tuvo como principales, las denominadas El Polvorín (mina bajo tierra) y a cielo abierto,  la mina de la Corta de Santa Bárbara.

El equipo de senderistas dispuestos a realizar la ruta iban provistos de buen calzado, agua, picnic, y linterna para realizar el trayecto, definido como “no peligroso”, por el técnico medioambiental, de dificultad baja, y con tres kilómetros de recorrido que se hicieron en unas cuatro horas.

En el recorrido de la ruta se habló no solo de minas sino también de los caminos que llevan a ellas, que fueron explicados desde el punto de vista histórico y ambiental por Casimiro Rodríguez.

La contextualización de la zona sirvió a los visitantes para poner en valor la riqueza natural e histórica de esta ruta que se inició con un reparto de trípticos  sobre las Rutas de las Minas de la Perdiguera, que sirvieron de apoyo y ayuda a los senderistas en las explicaciones aportadas por Casimiro Rodríguez.

La ruta se inició por la Cañada Real oriental que cruza la Vereda y llega hasta Andalucía. La Cañada Real Soriana ocupa ochocientos  kilómetros, comienza en Soria y termina en Sevilla, pasando en uno de sus tramos por la provincia de Toledo.

Los senderistas, iniciado el camino,  se situaron en una encrucijada ocupando el terreno denominado como el Camino Real o camino de Consuegra a Puerto-Lápice donde se explicó la situación histórica de este camino.

Casimiro Rodríguez explicó en primer lugar que la Cañada Real en tiempos antiguos se cobraba por el paso del ganado de trashumancia, y el precio se establecía por cabeza de ganado, y en la zona de Madridejos el punto de cobranza tenía por nombre el Puerto de la Perdiguera.

En este camino se situaban varias ventas o posadas desde antes del año 1.200 por donde pasaron en su tiempo Santa Teresa de Jesús o San Juan de la Cruz.

Destacaron en su época ventas como la de La Guadalerza en Los Yébenes, la Venta de San Juan de Dios, la Venta de Arriba, la Venta del Medio o la Venta de Abajo que ahora son fincas privadas, cerradas y dedicadas única y exclusivamente al uso agrario.

El Camino Real, que fue el que tomaron los senderistas camino a las minas,  era la Vía 30 en época del emperador Pío Antonino, una de las más cortas de las romanas, según la cartografía de la época, que más tarde fue pavimentada, y que cerca de Puerto Lápice, a día de hoy, se ven restos del pavimentum romano.

La Vía 30 comienza en Toledo pasa por Consuegra, donde había dos puentes romanos, uno en la iglesia de San Juan y otro por la zona del Ahorramás, que se destruyeron tras la inundación del 11 de septiembre de 1891, y llega hasta Laminium que es La Alhambra de Ciudad Real.

Casimiro Rodríguez explicó que el Camino Real se hizo aprovechando el paso natural y las minas, como las minas de Las Cabezuelas en Camuñas,  de Las Caleras en Madridejos donde había minas de cobre, La Perdiguera donde hay minas de plomo o las minas del Agua o mina Pepita que está cerca del cerro límite de La Perdiguera entre Consuegra y Madridejos, ubicadas en Consuegra.

Las formas de los pozos de las minas de la zona de Madridejos tienen forma de herradura o de U invertida, por lo que se identifica como minas romana.

En 1565 se explotó la mina del Silillo, que es una mina de cobre y que está ubicada en el Silo del Cabezón, y así se pueden contar en la zona hasta un total de 30 minas, entre las encontradas en Madridejos y municipios aledaños; además de pozos donde buscaba la gente metales para ganar algunos reales o maravedíes al vender los metales obtenidos.

Los senderistas estuvieron interesados en la medida de los Caminos Reales, pregunta que hicieron al minerólogo, quien explicó que una Cañada Real,  era mucho más ancha que los caminos reales, y que existían caminos muy estrechos.

Una cañada real tiene una anchura de 90 varas castellanas lo que equivale a 72,22 metros y más de 500 kilómetros; mientras que un camino real tiene una anchura desde los 6,5 metros a los 10 metros.

Siguiendo el Camino Real se llegó a la Mina de la Perdiguera…

¡Deja tu opinión!