DON FRANCISCO MAGANTO PRESIDIÓ LA ASUNCIÓN DE MARÍA EN MADRIDEJOS BAJO LA ADVOCACIÓN MARIANA DE NUESTRA SEÑORA DE VALDEHIERRO

DON FRANCISCO MAGANTO PRESIDIÓ LA ASUNCIÓN DE MARÍA EN MADRIDEJOS BAJO LA ADVOCACIÓN MARIANA DE NUESTRA SEÑORA DE VALDEHIERRO
Do Francisco mirando a Nuestra Señora de Valdehierro

Don Francisco Maganto impulso el origen de la Cofradía de Nuestra Señora de Valdehierro.

Al comienzo de la Eucaristía se bendijo un mantel para la mesa del altar de la iglesia de San Francisco, las medallas que han adquirido los madridejenses este año y se impuso una medalla de plata a don Francisco Maganto, también bendecida, de la que dijo: «me acompañará hasta mi muerte».

Don Francisco Maganto se dirigió a los madridejenses para decirles que Nuestra Señora de Valdehierro les acompaña en cualquier momento de sus vidas y que cada rosa, cada vela encendida «es muestra de vuestro apoyo y compañía».

Don Francisco Maganto, quien fuese coadjutor en la Parroquia El Divino Salvador de Madridejos, cuando comenzó la devoción a Nuestra Señora de Valdehierro, presidió la Solemne Eucaristía de la Asunción de María invitado por la Cofradía de Nuestra Señora de Valdehierro, que culminaba las fiestas y actos religiosos en honor a la patrona y alcaldesa perpetua de Madridejos anoche con una procesión en el interior del templo.

A las 12.00 horas de la mañana la iglesia parroquial El Divino Salvador acogió a la comunidad cristiana de Madridejos para celebrar el día de la Virgen de Agosto a la que asistieron miembros de la corporación municipal, y apoyó en la Eucaristía el párroco de Madridejos, don Pedro Alfonso de Marcos Díe y don Alfonso Portanova, sacerdote emérito madridejense.

El estandarte del patrón de Madridejos, San Sebastián, tuvo su lugar de presidencia en esta Eucaristía frente a la Virgen de Valdehierro, en esta misa solemne, que contó con la participación de la Banda Sinfónica Municipal de Madridejos y la intervención en las lecturas de miembros de la corporación de las camareras, de las portadoras de los cetros de barrio y de varios niños que se encargaron de leer las preces, pidiendo por todos los grupos que han intervenido en el novenario dedicado a Nuestra Señora de Valdehierro; además del Presidente de la Junta de Cofradías, José Francisco López.

El coro parroquial también acompañó con sus cantos esta solemne Eucaristía, en la que se completó el aforo de la iglesia, cuidando todas las medidas sanitarias, para acompañar a la Madre, que en esta ocasión vestía el primer manto que estrenó, color rojo, un regalo de los padres de don Francisco Maganto a la Virgen.

LA DEVOCIÓN A LA MADRE EN MADRIDEJOS

Don Francisco Maganto en su homilía, aparte de hablar sobre la Asunción de María, recordó a los madridejenses la biografía de la Madre protectora de Madridejos, Nuestra Señora de Valdehierro.

La Madre llegó como un regalo del cielo y como el regalo de unos hijos que han trabajado para que sea la Madre, Patrona y Alcaldesa Perpetua de Madridejos.

Corría el año 1967 cuando el párroco Don Manuel Cepeda me llamó para que le acompañase como coadjutor en la Parroquia El Divino Salvador de Madridejos. Entonces estaba don Marcelino Casas, y los tres compusimos el equipo sacerdotal en Madridejos.

La devoción a la patrona de Madridejos partió de la proposición de Juan Antonio Jiménez de celebrar una misa en las sierras adonde acudían las familias madridejenses. Esa primera misa celebrada en el año 1968 contó con la participación de unas 800 personas, y se celebró un 1 de mayo en Cinco Casas.

Fueron los jóvenes de Acción Católica quienes decidieron llevar a la Virgen a las sierras, una Virgen que se encontraba olvidada en el Convento de los Padres Franciscanos, por entonces cerrado, a quien se le hizo una hornacina para ser venerada en el paraje de la sierras.

Allí se ubicó a la Virgen que vistió un humilde manto elaborado por las jóvenes de Madridejos el día de la víspera del 1 de mayo, quien fue acompañada por decenas de madridejenses, que crecieron en número el 1 de mayo de ese año 1968.

Juan Antonio Jiménez me propuso la restauración de la imagen de la Virgen a lo que accedió la Parroquia de Madridejos, mejorando su imagen, que es la que hoy día vemos en la iglesia de San Francisco o cuando ha procesionado por las calles de Madridejos.

Las Adoratrices de Madrid le hicieron un manto, encargado por los padres de don Francisco Maganto, que le regalaron a la Virgen en 1970; un manto rojo que ha vestido este año 2021 con motivo de la celebración de la Asunción de María, y que el sacerdote admiró y le hizo recordar a sus padres a su llegada a Madridejos este 15 de agosto.

Ese año 1968, vestida con ese manto rojo se celebró la primera procesión con la Virgen en las sierras de Madridejos desde Cinco Casas hasta la Casa de los Forestales, después se rifó un gran hornazo, cuya recaudación fue a parar a terminar la ermita de las sierras.

La iglesia del Convento de San Francisco estaba cerrada y unos jóvenes que habían hecho un curso de restauración, mejoraron la iglesia del Convento de los Padres Franciscanos, que fue elegida como lugar de acogida de la Virgen de Valdehierro a lo largo del año, abriéndose la iglesia al culto.

Los vecinos del barrio de San Francisco se encargaron del cuidado de la iglesia, mientras tanto se terminaba la ermita en las sierras que quedó acabada en 1971, año en que se estrenó el primer estandarte y banderas y se celebró una Semana Mariana que clausuró el cardenal don Marcelo González Martín.

Se fijaron las principales fiestas dedicadas a la Virgen: la del 1 de enero, la de La Candelaria, la de la Romería y la de la Virgen de Agosto.

Tras todo ello se constituyó la Cofradía de Nuestra Señora de Valdehierro cuyos estatutos fueron redactados por don Francisco Maganto que fue nombrado capellán.

Don Francisco Maganto se marchaba de Madridejos en el año 1980 tras 12 años como coadjutor de la Parroquia El Divino Salvador, quien compartió su tiempo de evangelización en Madridejos con don Marcelino Casas, don Manuel Cepeda y don Rafael Velázquez, recientemente jubilado.

Don Francisco Maganto dijo en la homilía del 15 de agosto de 2021 que se marchó marcado por la fe en el Santísimo Cristo del Prado, en San Sebastián y en la Virgen de Valdehierro.

Años después en 1987 el Ayuntamiento de Madridejos nombraba a Nuestra Señora de Valdehierro patrona de la localidad toledana y en 1990 adquiere el título de alcaldesa perpetua.

OFERTORIO

En el ofertorio junto al Pan y el Vino se presentaron el conjunto de ofrendas que se hicieron a lo largo de novenario ofrecidas por los sanitarios, las hermandades, el grupo de coros y Danzas Santa María Magdalena, los grupos de limpieza de San Francisco y la Parroquia, las catequistas, la Hermandad de Nuestra Señora de la Muela de Corral de Almaguer, el grupo de jóvenes de Madridejos, los matrimonios y la hermandad de Nuestra Señora de Valdehierro.

ACCIÓN DE GRACIAS

La Acción de Gracias corrió por parte del presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de Valdehierro, José Francisco, López García-Moreno quien recordó que la Virgen iba vestida con el manto de mayor valor sentimental, además agradeció a todos los colectivos que han participado en el novenario su colaboración.

Asimismo agradeció al equipo de a Junta Directiva de la cofradía su colaboración para llevar adelante el proyecto mariano, y dijo que quiere recuperar la tradición de trenzar el cordón de la Virgen.

PROCESIÓN

A las 9.00 horas de la tarde se celebró una procesión con la Virgen dentro del templo parroquial, pasando Nuestra Señora de Vadehierro por cada una de las naves, mientras los madridejenses desde sus asientos con velas encendidas siguieron la procesión con su mirada. Acabó la procesión con el Ave María cantado por el niño madridejense, Arturo Fernández, y el himno a la Virgen del Valdehierro entonado por el coro parroquial.

¡Deja tu opinión!