GALERAS EN MADRIDEJOS, MÁS DE UN SIGLO DE HISTORIA

La devoción al Santísimo Cristo del Prado de Madridejos tiene distintas manifestaciones, además de la principal, vinculada a la religión cristiana. Una de ellas tiene más de un siglo de tradición en Madridejos. Se trata del engalamiento de galeras para acompañar en la petición del Santísimo Cristo del Prado a la Mayordomía. Esta tradición ha pasado de generación a generación, de padres a hijos, y a lo largo de este tiempo se ha manifestado de distintas formas, aunque a todas ellas les une la devoción al Santísimo Cristo del Prado.

JOSÉ LUIS GUTIÉRREZ, LA FAMILIA Y SUS AMIGOS

El madridejense José Luis Gutiérrez expuso su galera frente a la ermita de El Cristo el día del anuncio de la petición. José Luis Gutiérrez nos explicaba que su galera era obra de su familia y de un conjunto de amigos.

«Las galeras se utilizaban antiguamente para portar la mies y el cereal cuando se segaba a mano, se hacían los haces en la era y se transportaban en la galera, era un vehículo agrícola del que tiraban normalmente mulas, y era más espaciosa que un carro, por lo tanto más útil en las recolecciones», explicaba Gutiérrez.

Cuenta el madridejense que al llegar la mecanización del campo la mayoría de las galeras se quemaron, quedaron «cuatro», es decir pocas, al tiempo iban desapareciendo los animales de arreo, las mulas y burros, y después las galeras tuvieron como única utilidad acompañar al Cristo en las peticiones.

La galera de José Luis Gutiérrez está donada al Santísimo Cristo del Prado, y el madridejense es el que tiene mayor número de mulas en la localidad, en total 10 mulas, de las que ha sacado un par para la petición de 2021.

«Tengo 10 mulas, es un capricho, y las saco en la feria y también con motivo de San Isidro Labrador, y por otra parte, las sacamos a paseo, a nivel individual, cuando así lo decidimos.

José Luis Gutiérrez tiene mulas de más y de menos edad, las cuida como si fueran sus hijas, y de la galera se puede decir lo mismo, que ha sido decorada este año con una nueva imagen, porque se procura en este grupo sacar la misma galera pero pintada y adornada de distinta forma, cada año.

Arcos con velos blancos y amarillos, dos cestitas con cereal y una media con cereal, ha sido la decoración de esta galera, a la que acompañaba una manta del campo, nueva e impecable, idéntica a la de los abuelos, bisabuelos e inclusos tatarabuelos de los jóvenes de hoy en día, que utilizaban cuando iban al campo en su tiempo.

Esta galera al estar donada al Cristo, es la Mayordomía quien se encarga de guardarla en lugar seguro para la próxima petición.

LOS VECINOS DE LA CALLE EL CLAVEL

Eulogio Yébenes nos cuenta que empezaron sus padres colaborando con la galera en las peticiones, y él lleva ya 35 años enganchando las mulas a finales de agosto o principios de septiembre para llevar su galera y su par de mulas en la petición de El Cristo.

«Antes salían solo dos galeras, en tiempos de mi padre, y se hacía por promesa al Cristo, la galera siempre ha ido adornada; pasó el tiempo y las mulas empezaron a desaparecer con la mecanización de la agricultura, y hubo un tiempo que en Madridejos al no haber mulas se sacaron las galeras con tractor y remolque, después se empezó a recuperar la tradición de las galeras», explica Eulogio Yébenes.

Eugenio Yébenes pertenece al grupo de vecinos de el barrio El Clavel, quienes entre todos han engalanado una de las galeras que han salido en este 2021. Los vecinos han elegido un engalamiento muy manchego con paños imitando al ganchillo que hacían las abuelas, con flores y en el centro, en el arco que me media el conjunto de arcos, ha ido el Santísimo Cristo del Prado en una estampa.

«Antes las galeras, según se iba pasando por las casas con la petición, servían para echar los donativos que se hacían al Cristo para después ser rifados, ahora lo van recogiendo las furgonetas. Entonces echaban cebada, melones, sandías…», explica Eulogio.

Cuando se terminaron las promesas y empezaron los tractores, las galeras dejaron de hacer este cometido de recoger los donativos para la rifa de El Cristo; otro cambio que han sufrido este año ha sido que los niños que suelen ir montados en las galeras no han ido, debido a las medidas sanitarias por la pandemia de la COVID-19.

Hoy por hoy ya no son dos las galeras que salen, sino tres, una acompaña a la Mayordomía, otra al Ayuntamiento y otra a la Parroquia.

«La verdad es que nos sentimos orgullosos de colaborar en esta labor en favor de El Cristo, además que me recuerda mucho a mis padres que empezaron con las mulas de un vecino que pidió ayuda a otros vecinos para sacar su galera», explica el madridejense, cuya tradición heredada de su padre no ha querido perder, la tradición de sacar la galera entre los vecinos del barrio, porque la galera de Eulogio Yébenes es la galera de los vecinos del barrio de El Clavel.

LA FAMILIA DURANGO LÓPEZ

El madridejense Ángel Luis Durango nos explicaba que su familia, la familia Durango López lleva con esta tradición desde hace 43 años, tantos como suman en el tiempo la promesa que hicieron sus padres cuando el madridejense nació, promesa que ha sido renovada por el propio Ángel Luis Durango cuando nacieron sus hijos.

A su galera le acompañan un par de mulas, una galera que ha sido engalanada por la familia, amigos, y mujeres que acompañan a esta familia. La imagen del Cristo del Prado va en todas las galeras, en el caso de la de Ángel Luis Durango la llevan a los lados de la galera. Estas imágenes son proporcionadas por la propia Mayordomía, explica el madridejense.

Después del día de la petición la galera que es prestada a esta familia por un particular, se guarda en un local libre de humedades y sequedad, para estar bien conservada y preparada para el próximo año, que la vuelven a sacar, la limpian y la engrasan, para estar preparada y a punto para la petición de el Cristo del Prado.

¡Deja tu opinión!