EL ARZOBISPADO DE TOLEDO EMITE UN COMUNICADO ACLARATORIO SOBRE EL VÍDEO DEL RAPERO C TANGANA Y LA ARGENTINA NATI PELUSO

El Arzobispado de Toledo ha emitido hoy una nota aclaratoria sobre el vídeo que se grabó el pasado mes de septiembre en la Catedral Primada por el rapero C Tangana y la Argentina Nati Peluso, que causó conmoción dentro de la comunidad cristiana.

Según informa el Arzobispado de Toledo:

  • El Sr, Arzobispo desconocía absolutamente la existencia de este proyecto, el contenido del mismo y el resultado final.
  • El Sr, Arzobispo lamenta profundamente estos hechos y desaprueba las imágenes grabadas en el primer templo de la Archidiócesis.
  • Desde el Arzobispado se pide humilde y sinceramente perdón a todos los fieles laicos, consagrados y sacerdotes, que se han sentido justamente heridos por el uso indebido del lugar sagrado.
  • Desde este momento el Arzobispado se compromete a revisar el procedimiento seguido para evitar que vuelva a suceder algo semejante.
  • Para ello, se comenzará un protocolo para la grabación de imágenes de difusión pública en cualquier templo de la diócesis.

ANTECEDENTES

El vídeo que grababa la última canción del rapero C Tangana, presentaba a los dos cantantes bailando de manera provocativa y sensual, según informaba Infovaticana.

Esta actitud se entendió como una ofensa hacia los sentimientos religiosos, que se reforzaba al presentar a otros actores vestidos de sacerdotes bajo una imagen ridícula.

La letra de la canción no era la apropiada pues también ofendía a la religión cristiana.

Según el punto 1210 del Código de Derecho Canónico » “En un lugar sagrado sólo puede admitirse aquello que favorece el ejercicio y el fomento del culto, de la piedad y de la religión, y se prohíbe lo que no esté en consonancia con la santidad del lugar. Sin embargo, el Ordinario puede permitir, en casos concretos, otros usos, siempre que no sean contrarios a la santidad del lugar”.

En su punto 1211 dice que «“Los lugares sagrados quedan violados cuando, con escándalo de los fieles, se cometen en ellos actos gravemente injuriosos que, a juicio del Ordinario del lugar, revisten tal gravedad y son tan contrarios a la santidad del lugar, que en ellos no se puede ejercer el culto hasta que se repare la injuria por un rito penitencial a tenor de los libros litúrgicos”.

Algunos medios difundieron que el acto fue consentido por la Archidiócesis de Toledo, algo que no era cierto, según el comunicado emitido hoy por el Arzobispado de Toledo.

¡Deja tu opinión!