«MUJERES DE POLVO Y BARRO», UN DRAMA QUE SIENTE LO INHUMANO

La obra de la Asociación Teatral ´"Umbría" lleno de escalofríos al público.

La obra de la Asociación Teatral ´»Umbría» lleno de escalofríos al público.

La Asociación Teatral «Umbría» ha llenado de escalofríos la Casa de la Cultura de Madridejos durante la representación de la obra «Mujeres de polvo y barro» dentro de la XXII Muestra de Teatro Local de este fin de semana. Un drama que puso sobre el escenario una de las heridas sociales que padece este siglo XXI, «la violencia machista».

La obra, escrita por el director de esta asociación teatral, Antonio Zapero, estaba basada en hechos reales, y según informó el director a Manxa Digital, inspirada en la vivencia que ha tenido el propio director y su grupo, viendo otras obras de teatro que abordan el mismo tema.

Realista, pura e íntegra, la obra se escribió durante el confinamiento, apoyándose el autor, en cuanto a su estructura, en otras obras por él vistas de las que extrajo una estructura original que apoyó en su argumento propio elaborado sobre hechos reales: leídos en prensa, vistos en documentales o en reportajes.

«Todos los nombres que aparecen y las escenas son casos reales que han ocurrido a lo largo del tiempo desde el año 1998 hasta la última escena de violencia machista que se representa ocurrida hace dos años», explicaba el autor.

Y es que en esta escena se representa el caso de una violación en grupo, aquella que llegó a denominarse como «la manada» y que tanto horror causó a la sociedad española quien la conoció a través de los medio de comunicación.

Historias sobre violencia de género, recogidas no solo en España, sino el Ciudad Juarez, Colombia o Cabo Verde; nombres como el de Natalia, Mayra o Ana Cornelius, historias que fueron representadas a través de la narración y el lenguaje corporal, otras escenificadas, sin cambiar nombres y apellidos ni alterar la historia real.

«La idea de escribir esta obra me surgió tras ver varias obras de teatro de este tema en años anteriores, lo que me llevó a recopilar información y me puse a escribirla», dice Antonio Zapero, quien ha compartido la opinión de que llevar un drama a escena cuesta, a ellos cuatro meses de ensayo, el último a todo tren.

«Reconozco que la obra trata un tema muy duro, y he querido reflejar y dar a entender al público que el tema está ahí, que hay que superarlo, y en la dramatización se ha tenido que interiorizar mucho el papel que ha tocado representar», explicaba Antonio Zapero.

Al término de la obra cada persona que asistió al espectáculo se llevó su impresión, su sentimiento, el sentir que deja el teatro tras ver representada una obra, pero no solo el público se iba con sensaciones; el sentir también quedó en los actores. Al término de la representación hubo alguna actriz que lloraba de modo natural, y fuera de escena.

El director explicaba que la carga emocional puede romper al propio personaje y sus palabras contrastaban con la evidencia que dejó sobre el escenario la denominada en la obra Mujer 2.

En total cuatro mujeres y tres hombres consumieron esta obra de dolor, miedo, angustia, apelación a la justicia, quienes estuvieron acompañados de sus compañeros de iluminación y sonido, como del propio director.

La Asociación Teatral «Umbría», pertenece a FETEA, la Federación de Teatro de Castilla-La Mancha desde el año 2007 y a ella ha pertenecido como secretario y presidente Antonio Zapero. Ahora se dispone a llevar la obra a otros escenarios, hasta donde le deje la crisis sanitaria.

¡Deja tu opinión!