Mamen Zamorano: “Me gusta desarrollar ideas, perseguir objetivos y no conformarme con lo que ya tengo”

Quería un proyecto fresco para acercarse a la gente y llevarle algo que sintiera como suyo. Especialmente a la gente de La Mancha.

La madridejense Mamen Zamorano, quien actualmente vive en Consuegra tras formar una familia, tenía en mente desde hace tiempo hacer algo que se saliera de lo normal, en cuanto a trabajo se refiere, para relajar sus horas laborales diarias.

Quería un proyecto fresco para acercarse a la gente y llevarle algo que sintiera como suyo. Especialmente a la mujer de La Mancha, y se abrió en su imaginación una rosa del azafrán, de las que a principios de noviembre “nacen al salir el sol y mueren a caer la tarde”.

Pero ella prefirió que su rosa fuese algo más que una especia, un complemento imprescindible de la mujer manchega, y dio vida a un proyecto de elaboración de joyas con azafrán.

Este proyecto que ha dado tantas vueltas en su cabeza, desde hace años, ahora se ha hecho realidad, y pueden encontrarse con él preguntado por “Joyas estigma”.

¿Cómo surge la idea de este proyecto?

Surgió con la ilusión de popularizar el cultivo del azafrán, tan característico y arraigado a la Mancha. También con la idea de preservar la flor o partes de la flor durante todo el año. Al final la idea más estética fue preservar los estigmas de una manera elegante.

¿Cuál es el objetivo a alcanzar con esta empresa, sobre todo novedosa, en la zona?

Llevar el conocido Oro Rojo de la Mancha no solo al ámbito culinario sino también a  un ámbito en el que se pueda mostrar y exhibir la especia más cara y codiciada de forma elegante en complementos de nuestro día a día. Esto es algo que a las mujeres nos apasiona.

¿Te había inspirado algún otro proyecto para alcanzar esta idea?

No, no hay nada en lo que haya podido apoyarme o me haya inspirado. Es cierto que mi carácter emprendedor siempre ha estado pensando en hacer algo con el Azafrán que saliera de lo puramente gastronómico, algo que pudiera adornar el estilismo de la mujer.

El proyecto, en sí, ¿en qué consiste?

Pues se trata de fabricar joyas en acero inoxidable encapsulando los estigmas de azafrán (su parte femenina) de manera artesanal. Cada joya es una creación única.

¿Qué tipos de joyas hacéis?

Fabricamos distintos modelos de anillos, pendientes, colgantes, pulseras, broches, gemelos y llaveros. Es decir toda una colección. Una de mis ilusiones era tener mi propia marca ( Estigma ) y mi propia colección.

Pienso que se trata de un trabajo artesanal. ¿De qué materiales os servís?

En un principio estamos fabricando en acero inoxidable de alta calidad, ya que es un material resistente al desgaste, que no provoca alergias. También tenemos una colección en madera y estamos viendo la posibilidad hacerlo en plata en un futuro próximo.

 ¿Cuánto tiempo se dedica a hacer una de esta joyas y qué elaboración tiene?

Pues es la elaboración tiene varios procesos, un trabajo encadenado que dura varios días. En primer lugar, engarzo y monto la pieza de acero. El segundo paso es ver que mantiene unos estándares de calidad en cuanto a resistencia al desgaste. Después se debe dar color a la pieza. El color elegido es el violeta que simboliza feminidad y la no violencia de género. Este aspecto es muy simbólico, ya que el azafrán son los estigmas de la flor, su parte femenina. La última parte del proceso es encapsular estos estigmas dentro de la joya con una base de polvo de marfil transparente que le aporta durabilidad.

 ¿Cuántas personas participáis en el proyecto?

Pues en un principio, como buena emprendedora, yo creé toda la colección. Ahora estamos recibiendo pedidos y necesitamos la colaboración  de varias personas, unas ayudan en la parte creativa, en la fabricación, otros en la parte comercial… La ilusión de implicar a varias personas también es una motivación extra.

 ¿Tú lo defines como trabajo, o afición?

Me gusta desarrollar ideas, perseguir objetivos y no conformarme con lo que ya tengo. Así que lo definiría como un proyecto en construcción que se lleva muchas horas y desvelos. Si miramos la parte comercial y las personas que nos ayudan a defenderlo dirían que es un trabajo.

¿Dónde se venden estas joyas o cómo se pueden adquirir?

Son varias las líneas de venta que tenemos. Estamos en la era de las redes sociales, así que a través de las redes sociales (Instagram: estigmajoyas) nos están conociendo muchas tiendas y marcas que nos piden información y el catálogo para poder comercializarlo. La página web: estigmajoyas.com está a punto de ver la luz. También son varias las Ferias que hemos hecho y visitado  para darnos a conocer en el sector.

El azafrán, que es el producto que las diferencia, como lo trabajáis fresco o tostado.

El azafrán fresco no aguanta más de un día, debe tostarse. El que utilizo es azafrán  tostado.

¿Quién os provee del azafrán?

En este sentido tengo de decir con orgullo que soy autosuficiente. Tenemos una pequeña parcela que nos provee hasta la fecha. Era otra de mis ilusiones, estar presente y controlar todo el proceso, de esta manera puedo elegir con criterio qué me sirve y qué no me sirve.

¿Desde cuando tenéis abierto el negocio?

Este proyecto llevo desarrollándolo dos años hasta que he dado con las fórmulas y las técnicas apropiadas. Han sido dos años de investigación y descartes, a veces frustrantes, a veces esperanzadores. Una vez terminada toda la colección decidí patentar la idea. Esto también ha sido un proceso lento, pues se deben hacer varias averiguaciones sobre la viabilidad y posteriormente se debe publicar la patente. En noviembre de 2021 fue cuando salimos al mercado con producción y respaldo legal.

Personalmente, ¿qué esperas del proyecto iniciado y qué ha supuesto para ti?

No sé qué espero. Supongo que espero que cada mujer que compre una de mis piezas quede encantada, le guste, presuma de lo que lleva como complemento, lo elija para su día a día. Creo que ir por la calle y ver mis creaciones en personas que las llevan  y lo lucen sería algo que compensaría todo el trabajo y esfuerzo.

Para mí de momento significa ilusión, ganas de seguir, de recibir buenas críticas…

Muchas gracias Mamen. Un proyecto precioso para el que te deseo el mayor éxito.

Gracias a ti.

¡Deja tu opinión!