MADRIDEJOS CELEBRA LA SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

A las 12.00 horas de la mañana de este 1 de enero de 2022 el templo parroquial El Divino Salvador de Madridejos acogía la festividad de Santa María Madre de Dios la primera fiesta litúrgica del año que se ha celebrado junto a la patrona y alcaldesa perpetua de Madridejos, Nuestra Señora de Valdehierro.

El acto religioso organizado por la parroquia de Madridejos y la cofradía de Nuestra Señora de Valdehierro en colaboración con el Ayuntamiento ha recibido a decenas de fieles en la Santa Misa que ha estado presidida por el sacerdote madridejense, don Luis González y concelebrada por el diácono don Marcos Luchoro y el sacerdote emérito madridejense, don Alfonso Portanova.

Al grupo de feligreses se unía la corporación municipal , los miembros de la Junta Directiva de Nuestra Señora de Valdehierro, miembros que han pasado por esta cofradía y el coro de jóvenes y catequistas de la parroquia de Madridejos, quienes han alabado a la Virgen con sus cantos.

La monición de entrada ha sido leída por una niña quien ha expresado que al mirar a la Madre nos sentimos cobijados en sus brazos, razón suficiente para no dejar de mirarla, 2pues en ella se encuentra el consuelo y la protección que tan solo Ella nos puede dar.»

En esta Octava de Navidad en la que también se celebraba el día de la circuncisión del Niño Jesús, la Virgen María como madre ha sido el centro de toda la Eucaristía, la «Madre del Príncipe de la Paz quien trajo la paz verdadera con su venida», tal como expresaba el sacerdote don Luis González.

LA HOMILÍA DE DON CARLOS LUCHORO A SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

Tanto la lectura del Evangelio como la homilía ha corrido a cargo del diácono de la Parroquia de Madridejos, don Carlos Luchoro, quien se prepara para recibir, en breve, el sacramento de la Ordenación Sacerdotal.

Don Carlos Luchoro se refirió a la Virgen como madre, como aquella que dijo sí a la llamada del Señor recibiendo el encargo glorioso de ser la Madre de Cristo. Y habló de que el deseo del cristiano a principios de este año 2022 debe ser la paz, «la paz profunda que pone Dios en el corazón y que todo cristiano tiene que alimentar, como así lo hizo la Reina de la paz, la Virgen María.»

Ha puesto por ejemplo de esta paz, la vida en paz que llevaron la Virgen María y José antes de la concepción del Niño Jesús, en su huida a Egipto, en la educación de Cristo y ante su propia muerte en la Cruz, en esos momentos difíciles por los que tuvo que pasar la Virgen María como Madre de Dios hijo.

«Esa paz la encontramos en el Niño recién nacido», ha dicho don Carlos Luchoro, y ejemplo de ello fue la paz que vivieron los pastores que visitaron al Niño recién nacido», ha añadido también.

Madre y paz han sido las dos guías por las que ha conducido su homilía don Carlos Luchoro, quien ha aconsejado que los cristianos volvamos la mirada a Dios.

La Oración de los Fieles y la lectura del ofertorio ha corrido a cargo, de nuevo, de varios niños que han participado en la Eucaristía junto a miembros de la Junta Directiva, entre ellos su presidente, José Francisco López García-Moreno quien ha leído la acción de Gracias dirigiéndose a la Virgen en la advocación de Nuestra Señora María Santísima de Valdehierro.

Al termino de la Eucaristía los laicos congregados han recibido la bendición solemne y ha tenido lugar la procesión de retorno de la patrona y alcaldesa perpetua de Madridejos, Nuestra Señora María Santísima de Valdehierro desde la Parroquia a la iglesia de San Francisco.

A su entrada un grupo de devotas de la Santísima Virgen le han cantado y han elevado unos ¡Vivas! en honor a la Virgen, terminando el acto como empezó felicitando el año nuevo, al principio por los sacerdotes que han celebrado la Eucaristía y al final por el cura párroco don Pedro Alfonso de Marcos Díe que ha presidido la procesión junto a Nuestra Señora de Valdehierro.

¡Deja tu opinión!