EL BARRIO DE SAN ANTÓN ORGANIZA SUS FIESTAS ADAPTADAS A LA SITUACIÓN SANITARIA

Se deja de celebrar e San Antón el concurso de mascotas, uno de los actos que más gente atrae, ya que se intenta evitar las aglomeraciones, sobre todo con esta variante del coronavirus, mucho más contagiosa aunque menos mortal.

Los vecinos del barrio de San Antón en Madridejos vuelven a recuperar sus fiestas en honor al santo que les vela, pero este año, aunque se ha dado un pequeño paso hacia adelante, se hará con una programación más corta, a la de una situación de normalidad, con la intención de adaptarla a la situación sanitaria, que hoy está afectada por la variante Ómicron del nuevo coronavirus, que lleva casi dos años entre nosotros.

Así se han organizado tan solo tres actos que son la hoguera que tendrá lugar el día 16 de enero a las 9.30 horas, los actos religiosos que se celebrarán el día 17 con la procesión del santo a partir de las 18.30 horas desde la ermita a la parroquia, la Eucaristía en honor al Santo y la posterior procesión con el santo hasta su ermita.

Habrá bendición de animales procurando y confiando en la responsabilidad de los madridejenses, quienes si participan en ella, llevando su mascota, deberán llevar mascarilla y cuidar la distancia de seguridad. La bendición será a puertas de la ermita como ya es tradición.

Se deja de celebrar el concurso de mascotas, uno de los actos que más gente atrae, ya que se intenta evitar las aglomeraciones, sobre todo con esta variante del coronavirus, mucho más contagiosa aunque menos mortal.

Los vecinos el pasado año solo celebraron los actos religiosos, este año se da un paso más, intentando convivir con el virus.

En los actos programados colabora la Parroquia El Divino Salvador y la Concejalía de Festejos y Juventud del Ayuntamiento de Madridejos.

SAN ANTÓN

Los vecinos del barrio de San Antón han sacado un programa de actos donde se recuerda quien era San Antonio Abad, al que se considera patrón y protector de los animales.

«Para hablar de Sa Antonio Abad, os tenemos que trasladar a Egipto, cerca del Nilo y al sur de la ciudad de Menfis, en un pequeño poblado llamado Queman, la actual Qaeman.el-Arous, allá por la segunda mitad del siglo III. A los 18 años aproximadamente, sus padres mueren y le dejan una gran herencia y la tutela de una hermana mucho menor que él. Seis eses después de quedarse huérfano, Antonio entró en la iglesia de su pueblo y escuchó del sacerdote aquellas palabras del Evangelio que recitó Jesús: ´Ve, vende lo que tienes, dalo a los pobres y sígueme.´ Estas palabras conmocionaron a Antonio que dejó parte de sus tierras y posesiones a los más pobres, y la otra parte a una familia para que cuidaran de su hermana. A imitación de nuestros ascetas, nuestro personaje se unió a un grupo de personas que estaban a unos kilómetros de Queman.»

¡Deja tu opinión!