MARÍA Y ALBERTO: “Trabajamos durante un mes, todo agosto”

La localidad de Madridejos cuenta con un mural en su entrada según se llega desde Consuegra al municipio, ubicado en un pequeño parque en la parte posterior de la Casa de Jesús Requejo, que es un homenaje a todos aquellos madridejenses que durante el confinamiento ayudaron a llevar el estado de alarma de la manera más segura posible y apoyando a todos aquellos que, por circunstancias, no podían hacer nada sino cumplir con el decreto del Gobierno de España.

El mural fue un encargo del Ayuntamiento de Madridejos, que, por decisión unánime de los miembros de la corporación, se llevó a cabo en agosto de 2021 por los jóvenes artistas madridejenses, María Gómez Carreño y Alberto Gómez Villamayor.

Mancha Digital ha hablado con estos dos artistas licenciados en Bellas Artes, sobre el proceso de elaboración de este mural.

¿Qué intentasteis reflejar en este mural o qué se os pidió que se reflejase?

La idea la tenía bastante clara el Ayuntamiento, que era la de recoger a la gente que había trabajado durante la pandemia para darle las gracias, y así bajo esta idea, se nos facilitó una lista de los colectivos que querían que apareciesen.

También que aparte de Policía Local Madridejos, Protección Civil, Sanitarios…, que se representase a la gente del pueblo cumpliendo el confinamiento.

¿Cuándo llegó la idea a vuestras manos cómo pensasteis abordarla?

Pues, pensamos en representar el pueblo de un modo esquemático y a la gente en las casas, en su interior con las ventanas abiertas, para que se pudiese visualizar cómo se cumplía con el confinamiento.

Es un mural bastante amplío ¿qué dimensiones tiene?

Veintidós metros y medio de ancho por unos cuatro metros de alto.

Vemos a los agricultores, que en su momento salieron a desinfectar las calles, la gente con mascarillas, policía local Madridejos, un helicóptero con un mensaje “Nunca es tarde para dar las gracias” … pero también distintos iconos o imágenes propias de Madridejos.

Sí, están representados entre otros, el toro, los molinos eólicos, la ermita del Cristo del Prado, el Ayuntamiento, el depósito… Hay algunas cosas que están sintetizadas si miras ahí son las escaleras de la esquina de la Caridad, o el Molino del Tío Genaro en esta parte.

Además, te tenemos que apuntar, que todas las casas que se ven son casas reales del pueblo.

Muy buena idea, intentando acercar la realidad.

Sí, estos pisos son los que están en el Pasaje Sancho, Correos, los bloques rojos de los pisos de la calle de El Palo…

Ahora vamos a la creación del mural a nivel artístico. ¿Cómo lleváis la idea de la que surge el mural hasta el propio mural, o a la pared donde lo pintáis?

Medimos la pared y después escalamos sus dimensiones a un folio, que lo hicimos a mano, lo pudios hacer en digital, pero al final fue con lápiz y papel. Lo escaneó Alberto y luego lo proyectamos sobre la pared, y sobre la proyección que la hicimos de noche, dibujamos el mural.

De esto hace ya dos años, dos años en que hicimos el diseño en unas navidades que coincidimos aquí en el pueblo los dos.

¿La composición os resultó compleja?

Pues sí. Sí, porque la perspectiva la tuvimos que forzar, es decir, fue más complejo hacer el boceto en pequeño que pasarlo a la pared, pues lo que queríamos era que apareciesen el mayor número de calles, en fin. Una vez hecho el boceto solo tuvimos que proyectarlo. Y eso fue más sencillo.

A la hora de dibujar veo que se utilizan muchas formas geométricas como cuadrados, triángulos, trapecios…

Sí, en los edificios buscamos formas planas, y eso nos llevó más tiempo de elaboración, pues lo requiere, no es lo mismo el mural que se hizo frente a la iglesia de El Salvador de Foro de Cine Madridejos que este otro. Y esta decisión tiene mucho que ver con el mensaje que se quiere transmitir donde también intervienen los colores utilizados.

A eso voy también. Veo que el mural transmite un colorido poco propio para un tiempo tan triste, pero quizás el colorido quiera expresar un futuro de esperanza. ¿No sé…, qué me contáis?

Así es, y otro factor es la dimensión de la pared. Al ser una pared tan grande haber hecho un mural demasiado realista en el tiempo que se no daba hubiese sido imposible. Por ello hacer tonos planos os ayudó.

Los colores son los básicos ¿verdad?

Intentamos sintetizar y decidimos que para todo debíamos trabajar con seis colores básicos, sobre todo para dar armonía al dibujo. El verde, el rojo, el amarillo, el azul fueron nuestros básicos; y utilizamos pintura acrílica básica para exteriores.

¿Qué tiempo tardasteis en hacer el mural?

Un mes entero, el mes de agosto.

¡Qué calor! ¿A qué horas trabajabais?

Hubo días en que estuvimos hasta las 2 de la tarde, y por la tarde ya no aparecíamos por el calor. Trabajamos con toldos, porque a partir de las 11.00 horas el calor era insoportable.

También hubo tardes en que trabajamos a partir de las 19.00 horas y cuando llegaba la noche lo hacíamos con focos.

¿Qué nombre tiene el mural?

No tiene un nombre concreto.

Vuestra firma tampoco la veo.

El día que queríamos venir a firmar el trabajo llovió, y estamos por firmar el trabajo.

María Gómez Carreño y Alberto Gómez Villamayor tienen otros trabajos en la localidad de Madridejos, el mural de Foro de Cine Madridejos donde participaron junto a otros artistas madridejenses, María Gómez Carreño también tuvo su éxito propio en su trabajo de fin de carrera en el que pintó un palomar cuyo título era: “La ruina del recuerdo”, y además ha tenido encargos en Camuñas y Consuegra.

El mural de agradecimiento a quienes se mantuvieron activos para que todo fuese lo mejor posible en la localidad de Madridejos está revestido de un fijador para que los colores y el dibujo en su conjunto aguante la lluvia y el sol. La duración de este fijador es de cinco años, por lo que será necesario cuidar la obra.

¡Deja tu opinión!