La delegación diocesana para el Cuidado de la Creación inaugura, en la Catedral, la primera etapa del Camino Real de Toledo hacia Guadalupe

El arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro Chaves, recibió al grupo de peregrinos y animó a toda la archidiócesis a participar en esta ruta mariana

La delegación diocesana para el Cuidado de la Creación  ha realizado la primera etapa del Camino Real de Toledo a Guadalupe en la que han participado cerca de medio centenar de peregrinos. Fue el pasado sábado, 5 de febrero, cuando se llevaba a cabo el primer tramo desde Toledo a Albarreal de Tajo.

El arzobispo de Toledo, tras el rezo de laudes, fue el encargado de recibir a los peregrinos en la Catedral Primada a primera hora de la jornada, animando a todos a participar en este camino mariano y admirar las maravillas de la Creación.

En esta ocasión se unieron familias y peregrinos de la ciudad de Toledo; miembros de esta delegación diocesana, creada recientemente por don Francisco Cerro; integrantes de la Orden Hospitalaria del Sácer; voluntarios de la campaña 40 Días por la Vida y feligreses de la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción de Ontígola, entre otros.

Al comenzar el camino se realizó una parada en la parroquia de Santo Tomé, donde se rezó una oración ante la imagen de la Virgen de Guadalupe que allí se encuentra. Al mediodía, el grupo llegaba a la iglesia parroquial de Albarreal de Tajo, donde fueron recibidos por su párroco, don Tomás Martín, y atendidos por feligreses con unas estupendas viandas para reponer los 21 kilómetros de la marcha.

La Delegación, que anima a todos a participar, realizará, por tramos, los primeros sábados de cada mes, el Camino Real de Toledo: un total de 9 etapas. Este camino se unirá al Camino Real de Madrid en la ciudad de Talavera de la Reina, finalizando en el propio Real Monasterio de Guadalupe.

El año jubilar guadalupense dio comienzo el 2 de agosto de 2020, fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles de la Porciúncula, y se extenderá hasta el 10 de septiembre de 2022, en virtud de la ampliación concedida por la Santa Sede.

La delegación diocesana para el Cuidado de la Creación anima a las parroquias, miembros de la vida consagrada y de los movimientos apostólicos y fieles de la archidiócesis a participar activamente en actividades relacionadas con el cuidado de la creación, fomento y restauración de la biodiversidad. Igualmente se invita a participar, con la delegación, constituyendo grupos pastorales, denominados “animadores LaudatoSi” para promover una acción integral a favor de la vida y de la Tierra.

¡Deja tu opinión!