Constituida la Cáritas Universitaria de Toledo

El obispo auxiliar de Toledo, don Francisco César García Magán, presidió la Eucaristía de constitución de esta Cáritas que está formada por un grupo de profesores, alumnos y personal de administración y servicios.

Con la eucaristía en la Capilla de la Fábrica de Armas de la Universidad de Castilla-La Mancha en Toledo, presidida por el obispo auxiliar, don Francisco César García Magán, se constituyó el pasado miércoles, 16 de febrero, la Cáritas Universitaria, que está dentro de la UCLM y está formada por un grupo de profesores, alumnos y personal de administración y servicios, “que desean ser el rostro visible de la Iglesia, ejerciendo la caridad, dentro de la Universidad”.

Según informan fuentes de Cáritas Diocesana deToledo, Don Francisco César García Magán felicitó a la Universidad por haber hecho posible que esta Cáritas se constituya para ayudar a los más pobres, pero también para “estar cerca de los estudiantes que puedan precisar ayuda, porque vosotros sois motor para ayudar a todos los necesitados”. Asimismo resaltó que “estamos  celebrando el compromiso de cinco hermanos nuestros por ser agentes de Cáritas, como ministros de la caridad. Un compromiso en el aquí y en el ahora”.

Por su parte el director de Cáritas Diocesana de Toledo, José Luis González Montañés, felicitó a todo el equipo que conforma la Cáritas Universitaria “por haber hecho realidad esta Cáritas, que después de varios años intentando constituirse hoy inicia un nuevo camino, y que estamos seguros que con la ayuda de Dios dará muchos frutos”. Asimismo puso en valor el trabajo que se realiza desde las Cáritas Parroquiales y en este caso la Universitaria “porque gracias a sus voluntarios podemos llevar el amor de Dios a tantas personas”.

El delegado episcopal de Pastoral Universitaria, don David Sánchez Ramos, comentó que se trata de la segunda Cáritas Universitaria que existe en España, y que en nuestro caso desarrollará su tarea en las distintas sedes de Toledo y de Talavera de la Reina. En este sentido ha explicado que esta Cáritas Universitaria tendrá dos brazos.

Por un lado, una parte activa, de oferta de voluntariado a la comunidad universitaria (con reconocimiento de créditos ECTS para los alumnos) para todos aquellos que deseen realizar una tarea caritativa en alguno de los voluntariados que ofrecemos. Por otro lado, una parte pasiva, dirigida a aquellos alumnos que requieren de algún tipo de ayuda. “Todos somos conscientes de la precariedad económica y las distintas consecuencias sociales a que ha llevado la pandemia de la Covid-19: pérdida de puestos de trabajo, aumento de adicciones al alcohol, juego, drogas, etc. Es por ello que desde esta nueva realidad, en coordinación con la Cáritas diocesana, deseamos ofrecer esta ayuda a los estudiantes que pudieran requerirlo”, concluyó.

¡Deja tu opinión!