ANA GÓMEZ DESTACA LA ESENCIA CULTURAL DE LAS TRADICIONES POPULARES COMO “LA SARGENTERÍA” DE ALMOROX

La vicepresidenta de Educación, Cultura, Igualdad y Bienestar Social asistía ayer al juramento de los nuevos sargentos de la Hermandad de Ánimas o Soldadesca de Almorox y al esperado baile de la bandera por las sargenterías saliente y entrante.


La vicepresidenta de Educación, Cultura, Igualdad y Bienestar Social de la Diputación de Toledo, Ana Gómez, participaba ayer por la tarde en los actos conmemorativos que la Hermandad de Ánimas de Almorox celebra cada año con motivo de las fiestas de carnaval, destacando la esencia cultural de estas fiestas milenarias, que en el caso de la “Sargentería” se remonta al año 1727.


Ana Gómez asistía a los actos que se celebraban en Almorox en el “martes de carnaval” compartiendo esta tradicional fiesta con el delegado de la Junta en Toledo, Javier Úbeda, la delegada provincial de Hacienda y Administraciones Públicas, María Ángeles García, así como con el alcalde de Almorox, José Martínez Vera, la corporación municipal y a los almorojanos y almorojanas que cada año se dan cita en la localidad para celebrar su arraigado Carnaval de las Ánimas.


Así, asistía en la iglesia Parroquial de San Cristóbal, del siglo XVI y declarada Bien de Interés Cultural, al juramento de los nuevos sargentos, que acabaron tomando el relevo de la Hermandad de Ánimas o Soldadesca de Almorox, compuesta por más de una decena de matrimonios, que se renuevan cada año.Ana Gómez presenciaba el rito de las vísperas y la entrega de los cargos en los que los nuevos sargentos, acompañados de los salientes, son presentados ante el Altar Mayor de la Iglesia y uno a uno juran su nuevo cargo de sargento o cofrade.


Señalaba la vicepresidenta la importancia de esta fiesta que se mantiene casi inalterable desde su fundación, en la segunda mitad del siglo XVIII, creada para fomentar la devoción a las benditas ánimas del purgatorio, en los días de carnestolendas, cortando los escándalos, discordias y desmanes que solían ocurrir en carnaval.


Acababan los actos del martes de carnaval con el desfile de las dos sargenterías (la nueva y la saliente) hasta la Plaza de la Constitución, formando un círculo las dos hermandades, bailando la bandera por las dos sargenterías y los vecinos y vecinas que así lo desearon, finalizando con un refresco acompañado de una bolsa con tostones y bizcochos.


¡Deja tu opinión!

Abrir chat
Hola! Estás en el WhatsApp de Mancha Digital
En que podemos ayudarte?