UNA LLAMADA URGENTE A LA ORACIÓN POR LA PAZ Y A LA AYUDA AL PUEBLO UCRANIANO

Escrito de Monseñor don Francisco Cerro Chaves a la Comunidad cristiana

Con profundo dolor asistimos estos días a la guerra que enfrenta al ejército ruso con la población ucraniana, en un conflicto que lamentablemente está llevándose muchas vidas humanas y produciendo enormes daños.

Tras la jornada de oración y ayuno que convocó el Papa Francisco para interceder por el fin de las hostilidades el pasado miércoles de ceniza, quiero convocar de una forma muy especial a la Iglesia que camina en Toledo a sostener y redoblar nuestros esfuerzos de oración y ayuda en este momento tan delicado.

El próximo domingo 13 de marzo, os invito a participar en la Vigilia de oración que tendrá lugar en Santa María la Blanca a las seis de la tarde. Contaremos con la presencia de la comunidad ucraniana que reside en Toledo, y que se reúne para orar habitualmente en una de nuestras iglesias. Nos presidirá la imagen de la Virgen de Fátima, que, en su mensaje de conversión, pidió tan repetidamente la oración por la conversión de Rusia. Ese momento de oración, que contará con la oración, el canto y el testimonio desde el sufrimiento de nuestros vecinos ucranianos, terminará con el rezo del rosario y una procesión de antorchas hasta la parroquia de santo Tomé, donde celebraremos la Santa Misa.

Pido encarecidamente a todo el pueblo de Dios que no deje de elevar su oración al Príncipe de la Paz, para que nos alcance la desescalada del conflicto y los gobernantes de los pueblos puedan encontrar soluciones pacíficas.

Como sabéis, desde hace días, Cáritas ha habilitado un número de cuenta para canalizar nuestra ayuda material. Dado que, por el momento, no parece prudente hacer otro tipo de recogidas o envíos con los medios de que disponemos, os invitamos a seguir colaborando

a través de esta vía segura y eficaz que es siempre la intervención de la organización

internacional de Cáritas. El número de cuenta para este fin es el siguiente: ES31 2100 5731 7502 0026 6218.

Animados por la esperanza en la fuerza de la oración, y multiplicando los frutos de caridad que brotan del Corazón misericordioso de Jesucristo, y de las entrañas compasivas de los miembros de la Iglesia, emprendamos esta cruzada de oración y ayuda que tanto necesitan nuestros hermanos que sufren el drama y las consecuencias de la guerra.

¡Deja tu opinión!