LA ASOCIACIÓN AMIGOS DE CARRO RECREA UNA ESTAMPA ANTIGUA PARA PLANTAR UN OLIVO POR LA PAZ EN UCRANIA

Foto: Pedro Casas

La actividad consistió en una ruta cultural y etnográfica que recordó como se acarreaba el agua del aljibe de la Sierra de la Olla.

La Asociación Cultural y Etnográfica «Amigos del Carro» de Turleque ha celebrado con éxito su última ruta en la que se recreó el acarreo del agua desde el Aljibe, ubicado en la Sierra de la Olla, hasta la Sierra de Turleque con participación de numerosas personas que siguen cada una de las actividades culturales programadas por esta asociación.

Según ha informado Pedro Casas, «en compañía de Pedro Peinado y Amador del Huélamo miembros de esta asociación junto con el resto de miembros, visitamos los parajes más bellos que tenemos cerca del Cristo del Valle, dentro del término de Turleque en la zona de la Sierra de la Olla».

Pedro Peinado fue el encargado de dirigir esta Ruta Cultural y Etnográfica que tuvo entre otras actividades además de la recreación del tradicional acarreo del agua del aljibe, la visita al Cristo del Valle, que une a tulerqueños y temblequeños, y la lectura de un manifiesto por la paz y la vida.

La idea central de esta ruta cultural y etnográfica fue «aprender, reviviendo fielmente todas las antiguas costumbres de nuestros mayores, quienes llevaban una vida distinta en pueblos como Turleque o Tembleque.

LA RUTA

Los congregados salieron a las 9.00 horas de la mañana de Turleque para ir hasta el aljibe de la Sierra de la Olla, donde según informan las mismas fuentes «antiguamente se iba a por agua para cocer las judías, al considerarla muy buena».

No faltaron en el trayecto recorrido las mulas con cabanillos y sus respectivos cántaros para escenificar una estampa similar a la que vivieron los abuelos de los senderistas.

«Hicimos una parada en el cerro de las Ánimas, en la casa del tío Antero, donde se contaron historias y leyendas«, explica Pedro Casas, quien indicó que en e aljibe se plantó el olivo por la Paz en Ucrania. El olivo lo regamos con agua del aljibe y fue el vecino de Turleque, Jesús Moraleda, quien se encargó de sacar el agua como se hacía antaño, agua con la que se regó el olivo plantado por todos y cada uno de los participantes de la ruta», apunta Pedro Peinado, organizador de la ruta.

EL MANIFIESTO

Plantado el árbol se leyó un manifiesto y el tenor turlequeño, Alfonso Ramos, cantó el himno de la Alegría, y a la vuelta en el famoso Pino que se encuentra cerca de la ermita del Cristo del Valle, se hizo un descanso, se tomó un tentempié por consideración del cocinero Luis Contreras, y se dirigieronhacia el Santuario del Santísimo Cristo de Valle, a quien se visitó y se le encendieron unas velas en petición porque acabe la guerra en Ucrania.

La Asociación Etnográfica «Amigos del Carro» aportó además una parte cultural y documental con la visualización de uno de sus vídeos que recuerdan algunos de los momentos culturales organizados por esta asociación.

La ruta fue todo un éxito y los participantes compartieron las fotos realizadas, con las que se ha realizado un álbum fotográfico.

¡Deja tu opinión!