MARLENE HORNA: AUTISMO Y SOCIEDAD

La Asociación AIRTEA organiza este fin de semana en la comarca de La Mancha Toledana el VI Encuentro de Atención a la Diversidad bajo el lema: “Cómo podemos favorecer la inclusión de las personas con TEA en la sociedad”.

Las jornadas se están celebrando en Madridejos, Consuegra y Camuñas, y en ellas están participando distintos especialistas, entre ellos la psicóloga Marlene Horna, quien en la tarde del viernes presentaba en el colegio Amor de Dios de Madridejos, su libro “Niños y niñas en el espectro del autismo”.

Acompañada por miembros de la asociación AIRTEA, de la editorial que ha publicado este libro de más de 600 páginas, de profesoras de los colegios Amor de Dios y Garcilaso de la Vega, la especialista habló a los congregados en la presentación de su libro, sobre el autismo en nuestra sociedad, un trastorno aún por superar, por entender y necesitado de una relación social responsable y respetuosa.

En su intervención Marlene Horna informó sobre la creación de su libro que ha nacido de su conocimiento de este trastorno en la sociedad, y del conocimiento adquirido de otras personas que han escrito sobre el autismo.

Más de veinte años trabajando y relacionándose con el autismo, escribiendo página a página, la ha llevado a devolver a la sociedad un manual para el autismo, muy agradecido por las personas más cercanas a este trastorno.

“Nos falta muchísimo de conocer en el espectro del autismo, a los niños y niñas, a los jóvenes y adultos”, expresaba la psicóloga.

El autismo no se para a ninguna edad, las personas autistas son poco comprendidas en nuestra sociedad, y poco valoradas en su esfuerzo diario por dar lo que se espera de ellos en distintos ámbitos.

“El esfuerzo que hacen tiene un coste físico y emocional y es necesario que se les acepte tal como son, y se les conceda los descansos necesarios para mantener su salud física y mental”, explicaba Marlene Hornos.

El descanso es necesario dentro del espectro autista, debido a que la ansiedad es la gran aliada del autista y por lo tanto necesita de sus descansos para contrarrestarla, y por lo tanto de la comprensión de sus personas cercanas.

Marlene Horna insistía en tres cosas que necesita el autista: ser comprendido, valorado y respetado, y señaló a los centros educativos como los lugares donde se aprenden las recetas para ayudar a comprender a las personas autistas.

La psicóloga dijo que la diferencia entre un buen profesor de otro menos bueno se encuentra en el que sabe distinguir y tratar la diversidad humana, la diversidad humana entre quienes son teóricamente normales y quienes sufren cualquier tipo de trastorno.

La injusticia, la falta de recursos en la sociedad, la falta de servicios, son las desventajas de hoy día que sufren las familias con personas con TEA, por ello lo más importante es la aptitud.

“La aptitud es fundamental, no es necesario ser especialista, pero la aptitud es muy necesaria para el autista, para ser comprendido”, decía Marlene Horna.

Por otra parte, la falta de recursos para las personas adultas es abrumadora y desconocida, a excepción de las personas que lo sufren.

“Tenemos muchos profesionales que saben de depresión, que saben de autismo, pero pocos que saben de depresión-autismo, y este es el motivo por el que muchas personas adultas no han conocido su condición, sin olvidar de lo que será de las personas que dentro de diez años se incorporen a la vida laboral con este trastorno”, indicaba Horna.

La psicóloga recordó que el autista reivindica el respeto a hacerles personas autísticamente felices, porque por ese camino se superarán mejor las barreras que encuentran en la sociedad.

Marlene Horna desde esta perspectiva ha escrito un libro accesible a cualquier persona, entendible, comprensible, sobre todo ha intentando que sea comprendido, en cada una de sus páginas, para hacer llegar la comprensión desde quien trata al niño autista, pues es el fin y el objetivo final del libro.

En el libro se les da voz a ellos, a las personas autistas, existen decenas de ejemplos reales de vidas que han pasado por el autismo para entenderlo.

En la presentación del libro se contó con distintas manifestaciones de personas que compartieron la mesa con Marlene Horna y habían leído parte del libro, quienes pudieron expresar su relación con el libro y su experiencia con personas autistas.

¡Deja tu opinión!