FEDETO rechaza el contenido y las formas utilizadas en relación con las medidas de fomento del ahorro y eficiencia energética impuestas por el gobierno mediante Real Decreto-ley

FEDETO rechaza el contenido y las formas utilizadas en relación con las medidas de fomento del ahorro y eficiencia energética impuestas por el gobierno mediante Real Decreto-ley 1

Las medidas adoptadas son precipitadas e improvisadas, se han adoptado sin debate parlamentario y sin tener en cuenta ni consultar a las Comunidades Autónomas, a los ayuntamientos ni al resto de agentes implicados.

Se trata de medidas adoptadas de forma unilateral que resultan irracionales y se sitúan al margen de toda lógica y sentido común.

Las medidas coartan la libertad de empresa e introducen nuevos costes empresariales con un componente sancionador sustentando en una gran inseguridad jurídica.

Obligar a la instalación de nuevos sistemas de cierre de puertas, a elaborar confusos carteles informativos, adelantar las inspecciones de eficiencia energética, apagar los escaparates o la limitación de temperatura de los establecimientos no son las medidas que la delicada situación de España necesita en estos momentos.

Las empresas son las primeras interesadas en el ahorro energético. Sin embargo, las medidas impuestas por el gobierno no preparan a la economía española para la crisis energética por la que atravesamos en estos momentos y que se va a agudizar en los próximos meses.

La aplicación práctica del nuevo Real Decreto-ley va a resultar muy complicada y por ese motivo es más que previsible que las empresas no puedan poner en práctica las medidas que se pretende imponerles. Y prueba de ellos es que la ministra ha tenido que salir a matizar ciertos aspectos relacionados con la hostelería y el turismo en medio los de comunicación esta misma mañana.

Adoptar medidas populistas carentes de eficacia no es la mejor forma de afrontar la difícil situación que nos depara el futuro inmediato.

Es evidente que la recuperación económica anunciada hasta hace dos semanas no existe. De hecho, la economía española solo profundiza en sus graves problemas.

Las medidas improvisadas en estos últimos meses, unidas a las que se acaban de aprobar ahora van a dar como resultado impredecibles consecuencias que sólo van a generar incertidumbre y la paralización de la economía y de la inversión.

En julio ya se ha destruido empleo de forma muy preocupante, algo que veníamos anunciado para el último trimestre del año, pero que se ha anticipado, mostrando que el deterioro de nuestra economía se adelanta a lo esperado, mostrando su debilidad de forma clara.

Las tasas de paro y de economía sumergida españolas duplican a las del resto de Europa. El esfuerzo fiscal empresarial es de los más altos de toda la OCDE.

Esto responde a que la economía española está lastrada por un ingente y creciente gasto público, una deuda pública desbocada y un déficit público desproporcionado.

Urge adoptar medidas claras, eficaces y eficientes y para ello es necesario el consenso y, por supuesto, el diálogo.

Las empresas no pueden seguir inmersas en un escenario de improvisación e inseguridad jurídica.

Las empresas aceptan que se les pidan sacrificios. A cambio sólo piden sensatez y buen juicio al adoptar las medidas que se les apliquen.

¡Deja tu opinión!

Abrir chat
Hola! Estás en el WhatsApp de Mancha Digital
En que podemos ayudarte?